Encontrar un tratamiento efectivo para dejar de beber es clave para que el adicto mantenga su recuperación a medio / largo plazo.


¿Qué profesional necesito si soy adicto al alcohol?

Primeramente es importante tener en cuenta que la adicción al alcohol es una enfermedad primaria y de carácter crónico, reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En base a ello es importante tener en cuenta que como cualquier otra enfermedad crónica no se cura por uno mismo, ni sin ayuda de profesionales expertos en la problemática.

Cuando una persona es adicta al alcohol será necesario que realice un tratamiento especializado en adicciones para poder dejar de beber, mantener una abstinencia a largo plazo y adquirir las estrategias necesarias que promuevan ésta.


¿Cuándo una persona debe someterse a tratamiento para dejar de beber?

La adicción al alcohol es una de las que más pasa desapercibida a nivel social, por lo que el entorno más cercano muchas veces también tiene dificultades para detectar cuándo se ha convertido en un problema y cuándo no, sobre todo cuando el adicto no bebe diariamente.

Si por algo se caracteriza la adicción al alcohol es porque la persona continúa bebiendo a pesar de las diferentes consecuencias negativas que esta conducta esté teniendo para él, sin poder detenerla. Se trata de una pérdida de control de impulsos y no se basa exclusivamente en la frecuencia, puesto que una persona puede ser adicta al alcohol y no beber diariamente.

Además, el adicto consume alcohol con el objetivo de modificar su estado de ánimo, evadirse de determinadas situaciones o circunstancias o canalizar ciertas emociones.

Existe otro factor altamente importante en la pérdida de control de la persona, y es la presencia de una modificación en la estructura y en el funcionamiento del cerebro de la persona que tiene problemas con la bebida. Es por ello, que a pesar de su voluntad por controlar y no querer consumir más continúa consumiendo aún viendo que su vida se va deteriorando.

Lo que ocurre, es que cuando la persona consume alcohol se produce una liberación masiva de un neurotransmisor; la dopamina, que es la sustancia que se libera en el Núcleo Accumbens (Sistema Dopaminérgico del cerebro) cuando realizamos actividades que nos hacen sentir placer y bienestar.

Esto da lugar a una alteración en el funcionamiento del sistema dopaminérgico, haciendo que la motivación de la persona se oriente hacia el consumo por encima de otros aspectos importantes de su vida. Así mismo, esta alteración en el funcionamiento genera modificaciones en la estructura de este sistema.


¿Por qué los adictos se niegan a buscar tratamiento para dejar de beber?

Además de todos los aspectos expuestos hasta ahora, como se ha señalado al inicio la adicción al alcohol no se cura por sí misma, puesto que se requiere de un tratamiento como para cualquier otra enfermedad.

Sin embargo, la negación es un síntoma del alcoholismo, puesto que el adicto a la bebida se engaña constantemente sobre su capacidad para controlar y dejar de beber por sí mismo.

Por ello a las personas del entorno del adicto al alcohol también le llegan estos mensajes de “es la última vez que lo hago”, “lo voy a dejar sin ayuda”, “siempre he podido solo y esta vez podré solo con esto”, sin embargo esto no es posible.

Asimismo, es importante tener en cuenta que la adicción al alcohol no se trata sólo de beber alcohol o estar ebrio, sino en todos los comportamientos, emociones, pensamientos que el adicto siente y que le hacen funcionar inadecuadamente con su entorno, consigo mismo y con el mundo. Por ello, es difícil que se mantenga la abstinencia a largo plazo sin un programa de tratamiento que promueva los cambios necesarios en la persona.


¿Cuál es el tratamiento más efectivo para dejar de beber?

Para tratar una adicción se debe contar con un equipo multidisciplinar de profesionales que trabajen de manera integral para promover la recuperación del paciente.

Una adicción implica repercusiones en diversas esferas de la vida del individuo; afecta tanto a nivel personal como en el área social, familiar o laboral. Todas ellas se ven dañadas y deterioradas, por lo que el tratamiento para dejar de beber tiene que trabajar todas estas esferas de la vida del individuo para resultar efectivo.

Por ello, con un equipo de profesionales que trabajan de forma cohesionada (psicólogos, psiquiatras, terapeutas, etc.) se consigue un trabajo global que favorece la recuperación del paciente en todas las áreas importantes de su vida, y por ende, promueve cambios y mejora en todas ellas.

Todos los profesionales que vayan a trabajar con el paciente deben contar con la debida titulación y acreditación así como el Centro contar con los requisitos sanitarios pertinentes.

Otro aspecto muy importante es la participación de los familiares en el tratamiento para dejar de beber, tanto para favorecer su mejora emocional, dadas las consecuencias ocasionadas por el consumo de su familiar en ellos, como para aportarles los conocimientos necesarios sobre la enfermedad de la adicción y sobre cómo ayudar a sus familiares en este proceso, ya que son un pilar elemental en la recuperación de su familiar adicto al alcohol.

Centro Acción está formado por un equipo de profesionales expertos en adicciones quienes trabajan de manera integral para promover no sólo la abstinencia sino la recuperación a largo plazo de nuestros pacientes.

Te invitamos a compartir este artículo para ayudar a otras personas a encontrar un tratamiento efectivo para dejar de beber.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

12 + 15 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30