Consejos para evitar las recaídas en Nochevieja, que es uno de los días del año con más riesgos para los adictos en recuperación

El último día del año o mejor dicho, la primera noche del nuevo año suele ser una noche muy asociada a la celebración. En nuestro sociedad parece que para iniciar algo con buen pie hay que festejar por todo lo alto incluyendo alcohol e incluso otras drogas.

Una de las tradiciones más generalizadas en esta noche del año es tomar las doce uvas y después brindar con champán para dar comienzo al nuevo año. Posteriormente las fiestas y los lugares donde se bebe alcohol en grandes cantidades son innumerables.

Todo esto sin duda afecta en gran medida a un adicto en recuperación, pues hay una gran cantidad de estímulos y riesgos de recaídas en Nochevieja.

Un adicto en recuperación salvaguarda lo más valioso que ha conseguido, que es mantener su enfermedad detenida y obtener un bienestar vital sin consumir, pudiendo ponerlo en peligro en una sola noche.

El día de Nochevieja “todos” se dan el permiso de beber o consumir drogas, ¿por qué yo no?

La adicción es una enfermedad basada en la pérdida de control a pesar de las consecuencias negativas del consumo.

Cuando un adicto inicia un proceso de recuperación lo primero que se busca es el mantenimiento de la abstinencia del individuo, pero posteriormente se trabajan una serie de cambios que promueven la consolidación no sólo de la abstinencia sino de su proceso de recuperación. Lógicamente estos cambios se realizan progresivamente y el paciente se debe proteger y evitar en la mayor medida de lo posible los factores de riesgo de su entorno.

A cuantos más factores de riesgo se exponga el paciente mayor probabilidad tendrá de perder el control y volver a consumir o a realizar la conducta compulsiva. Es por ello, que si la persona se expone durante Nochevieja a todos esos riesgos tanto externos (alcohol, consumo de drogas, música alta, locales con fiestas, etc.), como internos (euforia, ambiente de celebración, gente cantando; o por el contrario nostalgia, frustración, tristeza), incrementa sus probabilidades de volver a consumir alcohol o su droga / conducta compulsiva.

Es importante reseñar que la adicción es una pérdida de control y que si el adicto comienza a consumir tendrá dificultades para parar, por eso no se pueden dar el permiso de “por una noche”.

El consumo de alcohol en Nochevieja: los “atracones”

En los últimos años se ha generado un patrón de consumo de alcohol que puede ser muy peligroso. Este patrón son los llamados “atracones”, que es la ingesta de alcohol en grandes cantidades (más de tres consumiciones), incluso mezclando diferentes bebidas, en un periodo corto de tiempo como puede ser la noche del día 31 de diciembre.

Este comportamiento puede ser altamente peligroso porque en poco tiempo se sufren los efectos del alcohol a niveles muy elevados, pudiendo dar lugar a comportamientos violentos hacia los otros y hacia uno mismo, accidentes domésticos y de tráfico, y puede llevar a conductas de riesgo como autolesiones, suicidios o sobredosis.

Además de todas las consecuencias negativas que puede traer este consumo excesivo de alcohol, puede ser un primer síntoma de la adicción al alcohol, ya que puede ser la manifestación objetiva de la dificultad de controlar el consumo de alcohol. Esto es, la disminución del control de impulsos, un síntoma característico de la adicción.

En estos casos, las personas con este tipo de consumo de alcohol pueden estar temporadas sin consumir nada, pero en el momento en el que deciden tomar cualquier bebida, no pueden parar, encontrándose con las consecuencias negativas. Estas consecuencias afectan a la persona en sí, a nivel físico (enfermedades derivadas del consumo), a nivel psicológico (pudiendo desarrollar algún trastorno además de una adicción) y a nivel social (desestructuración familiar, problemas laborales, económicos, legales, etc.).

Todos estos riesgos aumentan en el momento en el que se combina el alcohol con otras sustancias. Al ser una noche de celebración, en la que normalmente se está toda la noche con la familia o los amigos, es común que se combinen diferentes sustancias para aumentar la sensación de euforia e inhibir el sueño, por lo que aumentan los peligros.

Cómo evitar las recaídas en Nochevieja

Cómo evitar las recaídas en Nochevieja

Como se ha descrito previamente, la evitación de los factores de riesgo e incrementar los factores de protección permite que la persona evite una recaída o la vuelta al consumo en la primera noche del año.

Los factores de protección al contrario que los factores de riesgo disminuyen las probabilidades de recaídas en Nochevieja. Algunos de los factores de protección que se pueden ayudarte durante esta noche del año son:

Rodéate de personas que conozcan tu adicción (¡y que no consuman!), así conseguirás estar en un entorno alejado de alcohol y de otras drogas.

Evita acudir a entornos festivos donde haya alcohol u otras drogas, así como un ambiente con música elevada, o muy concurridos.

Ten muy presentes las consecuencias negativas del consumo de alcohol / drogas / conductas compulsivas que te llevó a perder el control.

• Del mismo modo, ten muy presentes todas las cosas positivas que te está aportando tu proceso de recuperación hasta este momento.

Pide ayuda cuando sientas deseos de consumir, tanto a los terapeutas que trabajen contigo como a tus familiares / pareja.

Estos aspectos son muy genéricos, por lo que debes explorar además tus propios factores de riesgo y de protección, ya que seguro que encuentras muchos más que te faciliten el mantenimiento de la abstinencia en esta primera noche del nuevo año.

Tratamiento de adicciones en Nochevieja

En fechas tan señaladas como estas, hay que reforzar mucho más tu proceso de recuperación. Los factores de riesgo y las recaídas en Nochevieja se incrementan, por lo que es necesario que cuentes con un equipo de profesionales que te apoye en el proceso.

En Centro Acción somo expertos en el tratamiento de adicciones a todo tipo de drogas y comportamientos adictivos.

La noche de Nochevieja es una de las más peligrosas del año, por lo que el trabajo con los pacientes que están en proceso de recuperación debe realizarse antes para prevenir posibles recaídas y en caso de que se de una recaída es importante que la persona se ponga en tratamiento lo antes posible, tanto para detener el consumo como para retomar su proceso de recuperación.

Te invitamos a ayudar a otras personas a evitar las recaídas en Nochevieja compartiendo este artículo.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

3 + 8 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30