Conoce cuáles son y cómo afrontar las señales y consecuencias de la dependencia al móvil, incluyendo la violencia de hijos hacia padres.

El uso del teléfono móvil forma parte de nuestra sociedad, es un elemento de comunicación importante aunque ha perdido su uso inicial de realizar llamadas. Ahora el móvil es un dispositivo que no sólo te acerca a las personas de tu entorno, sino que a través de él se puede jugar, hacer fotografías, utilizar redes sociales, acceder a internet, comprar, etc.

Los niños, hoy en día, ya crecen viendo a sus padres utilizar el teléfono móvil y ellos mismos pueden utilizarlo como un elemento distractor. Dado que el teléfono móvil se utiliza con mucha asiduidad y que gran parte de las personas lo llevan consigo, a veces es difícil apreciar cuando un adolescente o un adulto presenta una dependencia al móvil.

¿Qué señales se pueden observar cuando una persona tiene dependencia al móvil?

Cuando una persona presenta adicción o dependencia al móvil existen signos y comportamientos llamativos que pueden hacer ver que existe algún tipo de problemática en lo que respecta al uso del móvil. A continuación se van a exponer algunas de ellas:

Dificultades para dejar el teléfono móvil o no revisarlo de manera frecuente. O, incluso, intentar limitar el tiempo de conexión, sin conseguirlo, y perder la noción del tiempo, llegando a mentir sobre el tiempo real de su uso.

• Presencia de malestar (irritabilidad, nerviosismo, ansiedad) cuando tiene que dejar de utilizar el dispositivo durante un tiempo prolongado, o cuando lo está utilizando, pero falla la conexión o la batería.

• Sentir euforia y activación excesiva cuando se está utilizando el móvil.

Descuido en hábitos de sueño, alimentación o higiene por la utilización del teléfono móvil.

• El uso de este se vuelve el centro de la vida de la persona, realizando en menor medida o abandonando actividades de ocio y tiempo libre. Esto implica pasar menos tiempo en familia, quedar menos con los amigos en persona, descender el rendimiento académico por utilizar el móvil en exceso, o en caso de tener un empleo, disminuir el rendimiento en el puesto de trabajo.

• El entorno de la persona que presenta problemas con el uso del teléfono móvil comienza a transmitírselo y emiten diversas quejas con respecto al exceso de la utilización del móvil, aunque ésta siga negándolo.

Consecuencias de la dependencia al móvil

Existen varios riesgos que pueden traer esta dependencia al móvil, sobre todo en los adolescentes. El uso inadecuado y durante muchas horas puede quitarles tiempo de realizar otras actividades importantes de su día a día. Las relaciones sociales se van deteriorando debido a que ya no muestran interés por ellas, al igual que con las actividades de ocio y las responsabilidades.

Los mayores problemas aparecen en los estudios, ya que el tiempo que le dedican al móvil no lo utilizan para estudiar, y porque, cuando no están utilizando el móvil sus capacidades cognitivas están afectadas, tales como la atención, memoria, aprendizaje… Pues el joven manifestará una elevada ansiedad derivada de la necesidad de estar con el móvil y no le permitirá realizar las tareas escolares.

Por otro lado, al encontrarse en una etapa de cambios, el adolescente experimentará el vaivén de emociones propias de este momento, pero, además, la dependencia al móvil puede provocar una inestabilidad emocional, tendiendo a aumentar la ira, rabia o enfado.

El adolescente en pleno aprendizaje no cuenta con las estrategias necesarias para gestionar las emociones de la adolescencia, lo que los lleva, normalmente, a tener reacciones de ira ante situaciones que no saben gestionar o para conseguir algún beneficio.

Violencia de hijos a padres por dependencia del móvil

Hay muchos aspectos que pueden detonar la violencia de hijos a padres. Este tipo de violencia se define como un acto de abuso ejercido por los hijos hacia los padres cuyo objetivo es ganar poder y control sobre ellos. En el caso del presente artículo, es la dependencia al móvil, la cual, causa muchos casos de violencia filio parental.

Existen tres tipos de violencia filo-parental:

Física: en la que se dan actos violentos (puñetazos, patadas, empujones…) hacia los padres o hacia objetos.

Psicológica: aparecen insultos, gritos, intimidaciones, intentan que los padres acaten sus normas, les hacer sentir malos padres o, incluso, que están locos. También se pueden dar amenazas directas a los padres o de suicidio.

Económica: caracterizada por robos de dinero o de objetos de valor, con el objetivo de venderlos, o exigir que le faciliten dinero o le compren cosas que no se pueden permitir.

Este tipo de violencia de hijos a padres por dependencia del móvil, no se trata de una defensa ante situaciones que el adolescente puede percibir como amenaza, sino que es más continuado y con el simple objetivo de sacar algún beneficio.

La violencia derivada de la dependencia del móvil se da en adolescentes con una muy baja tolerancia a la frustración, incapacidad de controlar impulsos y la ira, suelen tener una baja autoestima, sin llegar a satisfacerles la vida, simplemente piensan en utilizar el móvil, lo que les puede llegar a causar mucho sufrimiento psicológico, pudiendo presentar problemas como ansiedad, depresión, insomnio… En la gran mayoría de los casos el consumo de sustancias o las conductas compulsivas son los encargados de esta violencia.

Tratamiento dependencia al móvil

Prevención y tratamiento

Es muy importante conocer las consecuencias que puede traer el uso del móvil. En estos casos, y cuando el hijo es adolescente, la intervención se orientará a reducir las horas de uso y que él mismo sea capaz de aprender a gestionar las reacciones violentas.

Además, es importante trabajar en el control de impulsos y la baja tolerancia a la frustración del joven para que aprenda a gestionar las emociones desagradables.

Además, habrá que determinar un tratamiento que se base en el uso controlado y responsable del teléfono móvil, que no ocasione consecuencias negativas en la vida del menor, ya que asumimos que, actualmente, es un elemento que forma parte de nuestro día a día.

Por ello, si consideras que tu hijo puede tener una dependencia al móvil o que puede estar ejerciendo violencia de hijos a padres por la dependencia al móvil, no dudes en ponerte en contacto con Centro Acción, evaluaremos tu caso de manera gratuita en una primera cita.

¿Por qué Centro Acción para tratar violencia de hijos a padres por la dependencia al móvil?

Centro Acción cuenta con un equipo de profesionales expertos en el tratamiento de la dependencia o adicción al móvil conformado por psicólogos, terapeutas, y psiquiatra especializado. Contamos con una Unidad de Intervención para Adolescentes, en la que se desarrollan tratamientos específicos para cada caso.

Los padres son una pieza clave dentro del tratamiento, donde también cuentan con su espacio para adquirir herramientas necesarias que les permita hacer frente a aquellas situaciones complejas que se den en una entorno con una hijo dependiente del móvil.

Nuestro tratamiento incluye terapias de orientación cognitivo-conductual, humanista, mindfulness, equinoterapia, entre otras. Aportando una visión holística que es tan necesaria para la recuperación.

Te invitamos a compartir este artículo para que otros padres conozcan cuáles son y cómo afrontar las señales y consecuencias de la dependencia al móvil, incluyendo la violencia de hijos hacia padres.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

8 + 14 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30