Tanto los confinamientos como las restricciones a causa del COVID-19 explican, en parte, el aumento del uso de videojuegos durante la pandemia.

La situación sanitaria y social del último año generada por la pandemia del COVID-19 evidencia la catástrofe que se ha producido a nivel mundial en muchos sectores. Sin embargo, algunas industrias han sobrevivido ante estas circunstancias, como la que se dedica a los videojuegos en España. Es más, incluso se podría decir que ha salido beneficiada de esta situación.

En base a los últimos datos del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos en España 2020, las empresas que ocupan este sector indican que el 93% ha mantenido su plantilla y que el 75% no ha sufrido pérdidas de ningún tipo. Este hecho, por una parte, resulta sorprendente si se observan los perjuicios ocasionados en otro tipo de industrias. 

No obstante, tanto los confinamientos como las restricciones para frenar el contagio del COVID-19, explican en parte, que aumente el uso de videojuegos durante la pandemia, incluso más que nunca. Además, se sugiere que la tendencia del porvenir es que continúen en crecimiento exponencial.

¿Quiénes juegan a los videojuegos?

A lo largo y ancho de todo el mundo, casi 3.000 millones de personas juegan a los videojuegos, en diferentes dispositivos como ordenadores o PC, consolas o los “smartphones”. Si bien este tipo de entretenimiento es más popular entre los jóvenes, como los niños, los adolescentes o los adultos jóvenes; las personas de todas las edades hacen uso de este tipo de pasatiempo. 

Asimismo, las estadísticas señalan que hay más jugadores hombres que mujeres y que los ellos emplean más tiempo a la hora de jugar a los videojuegos que ellas, aunque siempre existen casos que no se ven representados o reflejados en esta tendencia. En esta línea, se está contemplando una incremento en el número de jugadoras mujeres con el transcurso de los años.

Adolescente jugando a videojuego

¿Cuánto han aumentado el uso de videojuegos durante la pandemia?

Según un estudio reciente de PcComponentes (Radiografía del Gaming en España como parte del ocio en casa), de la mano de Beruby, que explora las tendencias y actitudes ante el uso de videojuegos, expone cómo se ha incrementado el mundo “gamer” durante la pandemia

El término gamer es un anglicismo de jugador de videojuegos y hace referencia a aquellas personas apasionadas por los videojuegos y que hace un uso regular de los mismos. 

Por una parte, se indica que más de el 61% de jugadores habituales, emplea más tiempo en esta práctica por el contexto social y sanitario del coronavirus. En casi el 22% de los mismos asciende al doble el tiempo que se invierte en jugar. 

En cuanto a la frecuencia de uso, se ha podido observar a través de este análisis, que casi un 63% de los encuestados juega cuatro días a la semana como mínimo. Asimismo, el 33%, es decir, un tercio de los jugadores españoles dedica entre 1 y 2 horas diarias. 

De esta forma, los videojuegos representan uno de los escenarios de ocio más significativos para la población, que se ha hecho más considerable durante la pandemia. 

Por otro lado, además de haberse incrementado el tiempo destinado al juego en sí mismo, también se han invertido más recursos en la compra de nuevos dispositivos. Se refleja en este estudio, que aproximadamente el 60% de los españoles se ha hecho con productos nuevos o específicos para el Gaming en el último año. 

¿Qué actividades se han visto desplazadas por los videojuegos?

Mientras el videojuego gana terreno durante la pandemia, otras actividades o aficiones se han visto desplazadas a un segundo plano. Entre ellas, ver la televisión o canales TDT, así como ver películas y series en este tipo de dispositivo ha experimentado un descenso en más del 35% de los jugadores españoles. 

Del mismo modo sucede con actividades como la navegación por Internet; o acudir a lugares relacionados con el ocio como restaurantes, bares, salas de teatro o de cine en el 19% y 12% de los casos, respectivamente.

¿Qué explica el incremento del uso de videojuegos?

El hecho de que los videojuegos se encuentren en la actualidad, en su mejor momento, se entiende si se ponen diversos aspectos sobre el tablero. En primer lugar, resulta evidente que las fases de confinamiento y las limitaciones en la movilidad inducen a la población a pasar más tiempo en casa. Por lo tanto, se fomentan actividades compatibles con estas circunstancias, entre las que se encuentra jugar a los videojuegos. 

No obstante, pese a lo obvio de estas restricciones, el miedo al contagio y a la propagación del virus, también ha generado que las personas pasen más tiempo en casa de forma deliberada y que establezcan menos contacto directo con otros o realicen desplazamientos innecesarios. En este sentido, el Gaming es una alternativa de ocio capaz de producir una sensación placentera o satisfacción, ya que, al jugar se libera dopamina en el cerebro. 

Aún con el distanciamiento social, la mayor parte de los jugadores, manifiestan disfrutar más del juego cuando comparten su experiencia con otros jugadores: junto con los convivientes o a través de partidas online. También se expresa agrado cuando se juega en modalidad multijugador o ante rivales desconocidos. 

Finalmente, las transformaciones más recientes en la industria de los videojuegos han impulsado el crecimiento de este sector, como la revolución del 5G, que implica mayor velocidad y rendimiento; o el incremento de la capacidad de los dispositivos.

Aumenta el uso de videojuegos durante la pandemia: manos de gamer que intenta resistir para no jugar.

Ahora bien, ¿tiene alguna consecuencia el aumento de los videojuegos?

Si bien jugar a los videojuegos se ha convertido y establecido como una de las formas más habituales de entretenimiento, de ocio o de comunicación en nuestra sociedad, se puede tener ciertos problemas relacionados con los mismos. 

Como sucede con otras conductas gratificantes, jugar a los videojuegos puede ser una actividad que se puede realizar de forma compulsiva y repetitiva. Esto quiere decir, que se puede llegar a perder el control sobre este tipo de comportamiento. 

Con el paso del tiempo, el videojuego puede acaparar la vida de la persona y desplazar otras alternativas de ocio que antes le resultaban agradables a la persona, posicionando el uso de videojuegos en la cima de la pirámide de gratificación. Asimismo, es frecuente que al jugar se puedan evadir responsabilidades y obligaciones cotidianas. 
Por lo tanto, sí se pueden tener consecuencias negativas por el aumento de los videojuegos, tanto en el entorno familiar, laboral o académico, como en el plano personal. Jugar de forma compulsiva puede implantarse como una forma de gestionar las emociones y los problemas, sin tener que enfrentar la realidad.

¿Cómo te podemos ayudar? 

Experimentar, por lo tanto, problemas relacionados con el uso o el abuso de los videojuegos, puede pasar y en ocasiones, es más usual de lo que parece. Si tú o una persona de tu entorno se encuentra en una situación en la que jugar videojuegos le genere consecuencias negativas su vida, solicitar ayuda profesional es la solución. 

Encontrar un Programa de Tratamiento para la adicción a los videojuegos que se adecúe a las necesidades particulares del individuo, es lo más oportuno. Nuestro Equipo multidisciplinar especializado en las conductas adicitivas, te ayudará a modificar ese patrón de comportamiento que te está resultando perjudicial. 
En definitiva, encontrar una solución para este tipo de conductas es posible y en Centro Acción te ayudaremos a motivar el cambio. No dudes en solicitar información y en contactar con nuestro equipo de profesionales.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

10 + 13 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

C. del Padre Damián, 5, 1º dcha, 28036 Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 13:30 y 16:30 - 21:00