Si alguna vez te has formulado la pregunta “¿soy adicto a la cocaína?”, este artículo puede interesarte. En él hablamos sobre la adicción a la cocaína y las señales que pueden ayudarte a saber si estás teniendo este problema.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) catalogó la adicción como una enfermedad, que se basa en la pérdida de control con respecto al consumo de una sustancia o emisión de una conducta adictiva a pesar de las consecuencias negativas ocasionadas en las áreas más importantes de la vida de la persona.

En contra de lo que se pensaba anteriormente, la adicción no es la consecuencia de una enfermedad. La adicción es una enfermedad primaria, es decir, puede aparecer por si misma sin necesidad de que haya otra previamente (no depende de otra) y afecta al sistema dopaminérgico del cerebro, al sistema de recompensa.

A nivel cerebral, cada vez que una persona realiza algo que le gusta (comer, estar con personas que le agradan o tener sexo) se genera una liberación de dopamina en el núcleo Accumbens, sintiendo bienestar y satisfacción.

El consumo de sustancias da lugar a la liberación de dopamina igualmente, pero en mayor medida, por lo que el individuo tiene una sensación de bienestar y placer intensa e inmediata. El consumo regular de una sustancia psicoactiva provoca por ello alteraciones en el sistema dopaminérgico del cerebro, tanto en su estructura como en su funcionamiento.

¿Soy adicto a la cocaína?

El impulso irrefrenable para consumir cocaína se debe a la gran liberación de dopamina en el Núcleo Accumbens, aunque con el paso del tiempo el adicto va necesitando incrementar el consumo para obtener la misma sensación inicial de placer y bienestar (efecto de la tolerancia). El adicto cada vez se siente peor cuando no consume debido a que las consecuencias de su consumo van siendo cada vez más visibles y, por otro lado, porque su cerebro cada vez obtiene bienestar y placer con menores reforzadores positivos de la vida cotidiana.

Además de las alteraciones neuroquímicas ocasionadas por el consumo de cocaína, existe una parte psicológica implicada en el consumo. Cuando una persona consume cocaína, puede evadirse de sentimientos, conflictos, escapar de situaciones que no sabe manejar o que le desagradan, es una herramienta que aunque de una forma disfuncional, le ayuda a funcionar y adaptarse en su día a día.

La adicción es una enfermedad del cerebro, la persona cuenta con una predisposición genética para desarrollar la enfermedad, aunque además se tienen que dar otros factores para que la adicción aparezca (factores de personalidad, emocionales, ambientales, que la persona tenga la oportunidad, etc.)

Lo cierto es que, cuando se consume cocaína, se está asumiendo un riesgo de desarrollar una adicción. Por tanto, es positivo que te hagas la pregunta “¿soy adicto a la cocaína?”, pero si ya consumes debes recordar que el riesgo siempre va a estar ahí.

Cómo saber si soy adicto a la cocaína: señales a tener en cuenta

Existen varios factores que pueden ser representativos a la hora de saber si una persona es adicta a la cocaína, a continuación se detallan algunos de ellos:

• Se consumió por primera vez de forma podríamos decir que ocasional, pero, con el paso del tiempo, el consumo fue ganando protagonismo y ahora es algo habitual. Es irrelevante si el consumo no es diario, no se trata de cuál es la frecuencia sino el hábito.

• Sentir malestar por el simple hecho de pensar que no se podrá consumir, el cual se agrava si no se consume.

• No atender responsabilidades por consumir y/o por las consecuencias de haberlo hecho.

• Anteponer el consumo de cocaína a actividades que le gustaban y que disfrutaba haciendo.

• Dejar de consumir, y volver a hacerlo, en varias ocasiones independientemente del tiempo que transcurra entre consumo y consumo; es decir, no dejarlo.

• Tener consecuencias negativas tanto de salud como en las relaciones familiares, laborales y sociales, y a pesar de ello, no poder abandonar el consumo definitivamente.

• Enfadarse cuando se le hace ver las consecuencias de sus consumos, tratando de justificar los mismos y de hacer responsables a otros.

• Mentiras y otras conductas desajustadas asociadas al consumo o para consumir.

Todo lo anteriormente expuesto es orientativo, no se deben cumplir todos los criterios, simplemente se trata de que si tienes dudas con respecto a ti o a un familiar puedas valorar si existe posibilidad de que exista adicción a la cocaína. En caso de que te sientas identificado con varios de los criterios o alguien de tu entorno puede cumplirlo no dudes en pedir ayuda para que sean profesionales quienes valoren el caso más exhaustivamente.

Tratamiento para la adicción a la cocaína en Madrid

En Centro Acción contamos con un equipo multidisciplinar de profesionales especializados en el tratamiento de la adicción. Si necesitas más información te daremos una cita totalmente gratuita y sin compromiso en la que un profesional experto en el tratamiento de adicciones evaluará tu caso de manera personalizada. Nuestro objetivo es que tengas toda la información que necesitas para que puedas tomar una decisión en cuanto a tu tratamiento.

La adicción es una enfermedad crónica y progresiva, cuanto más tiempo se tarde en pedir ayuda mayores y más negativas serán las consecuencias ocasionadas. Puesto que es una enfermedad el adicto no es culpable pero sí es responsable, sólo tienes que dar el primer paso y pedir ayuda.

Si crees que la respuesta a la pregunta “¿soy adicto a la cocaína?” puede ser positiva en tu caso (o en el de un ser querido) o tienes duda sobre ello, ponte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

15 + 12 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30