Descubre cómo puedes convencer a un alcohólico para que vaya tratamiento y por qué resulta tan complicado que el propio adicto intente solucionar su problema.

El alcohol es una de las sustancias más consumidas y aceptadas en nuestra sociedad. Existe una visión muy extendida sobre la diversión que produce beber alcohol, así como que las celebraciones sin alcohol parece que no son celebraciones. Muy raro es un evento, una reunión de amigos, una celebración, una comida, una cena, etc. en la que no esté presente el alcohol. La mayoría de la gente ve normal consumir alcohol y, de echo, lo extraño es lo contrario, el no hacerlo.

Sin embargo, no se tienen en cuenta todos los efectos adversos que la ingesta de alcohol genera sobre el organismo y el cerebro desde que se ingiere la primera gota, lo que explica a su vez por qué muchas personas desconocen cómo pueden ayudar y convencer a un alcohólico para que comience a solucionar su problema.

Todo el mundo bebe, pero “tengo la sensación de que mi familiar tiene un problema con el alcohol”

El alcohol es una sustancia socialmente aceptada, por lo que para los familiares y personas del entorno resulta más complicado detectar un problema de adicción o dependencia al alcohol. Además, la propia persona que presenta el problema tiene mayores dificultades para admitir que tiene un problema, ya que siempre encontrará alguien en su entorno que beba igual o incluso más y pueda restar importancia a su consumo.

Las personas que presentan una adicción suelen utilizar actitudes como la minimización o justificación del consumo, por lo que en el caso de la adicción al alcohol toda esta normalización del consumo de alcohol facilitará estas actitudes al compararse con personas de su entorno que consumen en mayor o menor medida.

Cada vez que se le intente hacer ver que tiene problemas con el alcohol, tenderá a poner el foco en la gente de su alrededor que consuma y, de este modo, evitará poner el foco sobre él mismo y eludirá hacerse responsable de su ingesta de alcohol.

Un adicto al alcohol mantendrá un pensamiento distorsionado acerca de su consumo de alcohol que nada tendrá que ver con su realidad y que además está originado por su enfermedad, lo cual, sumado a todo lo anterior, no ayuda a convencer a un alcohólico para que comience a ir a tratamiento.

¿Un adicto al alcohol es aquella persona que bebe mucho?

La adicción es una enfermedad primaria y de carácter crónico que afecta al sistema dopaminérgico del cerebro. Para que una persona desarrolle una adicción se tienen que dar una serie de factores entre los que se podrían incluir una predisposición genética para su desarrollo, factores del entorno, factores de personalidad, aspectos de carácter emocional del individuo, que se dé la oportunidad de consumo, entre otros. Ninguno de ellos es determinante pero cuando se unen entre sí se incrementa la probabilidad de que el individuo desarrolle la enfermedad.

Además, una persona que es adicta al alcohol también utiliza el consumo como medio para modificar su estado de ánimo en un momento determinado, evadirse, manejar determinadas situaciones paras las que el adicto no tiene recursos, etc.

Generalmente existe la creencia de que el alcoholismo tiene que ver con cuánto bebe una persona. Sin embargo, la adicción al alcohol no está relacionada con la cantidad de alcohol que bebe una persona, sino con todo los expuesto anteriormente.

La adicción al alcohol genera una pérdida de control en el individuo que impide que pueda dejar de beber alcohol a pesar de las consecuencias negativas que ocasiona seguir bebiendo o volver a hacerlo en otra ocasión (aunque el consumo no sea frecuente), lo cual tampoco ayuda a convencer a un alcohólico para que vaya a tratamiento.

¿Una persona que es adicta al alcohol se da cuenta de su problema?

El alcohólico suele tener momentos de conciencia en los que percibe el daño que se está haciendo a si mismo, el daño que le está haciendo a sus seres queridos, cómo el consumo le puede estar afectando en su desempeño laboral, en sus relaciones sociales y familiares, pero, si es adicto al alcohol, por más que lo intente él solo no podrá detener el consumo.

Con frecuencia no es sencillo convencer a un alcohólico para que vaya a tratamiento, pero conseguirlo será muy importante, pues necesitará la ayuda de profesionales especializados para poder dejar de consumir ya que por sí mismo no será posible. En este momento, el papel de los los familiares o personas cercanas al adicto al alcohol resulta fundamental.

¿Cómo puedo convencer a un alcohólico para que comience a ir a tratamiento?

Es sabido que el enfermo de alcoholismo no puede detener sus consumos a pesar de las consecuencias negativas de los mismos, ni que decir tiene cuando el alcohólico no vive estas consecuencias.

Es importante señalar esto ya que muchas parejas, familiares o amigos tienden a “ayudar” al alcohólico de diferentes maneras para que no sufra las consecuencias de sus consumos. Cuando el entorno del alcohólico que todavía sufre, o que tiene la enfermedad en activo, paga sus deudas, miente en el trabajo para justificar su ausencia, miente a los amigos para excusarle por no haber acudido, etc. está impidiendo de manera inconsciente que el adicto viva las consecuencias que tiene su consumo y, por ende, su enfermedad. Siempre obviamente con la intención de con la intención de proteger o ayudar al adicto.

La manera de convencer a un alcohólico para que realice un tratamiento especializado que le ayude a detener su enfermedad será dejarle vivir sus consecuencias.

Cuando los familiares dejan de hacerse responsables de las consecuencias del adicto estarán facilitando que el paciente sea consciente de que tiene un problema y que de seguir así las consecuencias pueden ser mayores e ir a peor. Esto favorece que pida ayuda y pueda iniciar un tratamiento.

El familiar debe pensar en sí mismo, teniendo en cuenta que por mucho que haga, si el adicto decide consumir, lo hará. Deberá decidir que hará él como familiar, pareja o amigo; en caso de que el alcohólico vuelva a consumir y, desde ahí, hacérselo saber. Es conveniente que el adicto al alcohol sepa que podrá contar con su ayuda siempre que decida recuperación, pero, si elige seguir en consumo, lo aconsejable es decidir hasta donde se está dispuesto a llegar para trasladárselo.

Ayuda para familiares durante el tratamiento del alcoholismo

En Centro Acción incluimos terapias para los familiares con el objetivo de facilitar su labor de ayuda al adicto durante su proceso de recuperación, así como para atender sus necesidades de carácter emocional por las consecuencias que ocasiona en ellos la adicción de una persona cercana. El entorno más cercano del adicto al alcohol resulta un pilar fundamental en la recuperación del paciente, pues es la primera medida de contención de cara a posibles consumos.

Te invitamos a compartir este artículo para que otras personas sepan cómo pueden convencer a un alcohólico para que comience a ir a tratamiento.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

5 + 15 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30