Conoce cuáles son los principales riesgos cardiovasculares de algunas de las drogas más consumidas: cocaína, éxtasis, cannabis, heroína, alcohol y tabaco.

Los riesgos cardiovasculares no se encuentran entre los peligros que más parecen preocupar a quienes consumen drogas de forma regular. Y sin embargo son lo suficientemente graves como para prestarles la necesaria atención y plantearse seriamente la posibilidad de dejarlas.

El uso de drogas con una función recreativa no suele ser percibido como un gran problema de salud. La percepción del riesgo, en líneas generales, está más en la línea de evitar que se convierta en una adicción que en las posibles complicaciones que puede acarrear en el organismo.

Todo ello sin olvidar que ni la dependencia ni los riesgos para la salud son las únicas cuestiones a considerar. La vida de una persona que consume drogas puede verse alterada de forma considerable en muchos sentidos, ya que, dependiendo de su uso, frecuencia y momento de consumo, puede resultar muy perjudicial en el plano laboral, social o familiar, entre otros.

Las drogas en general provocan cambios en el humor y en la forma en la que las personas reaccionan ante los acontecimientos. En algunos casos estos cambios pueden llegar a convertirse en conductas que van en contra de las convenciones sociales o incluso que pueden resultar delictivas.

Pero en este artículo vamos a centrarnos en los efectos que las drogas tienen sobre la salud, y especialmente en los riesgos cardiovasculares.

Problemas de salud relacionados con el consumo de drogas

Los efectos sobre la salud que pueden tener las drogas dependen en gran medida de factores como la frecuencia de uso o la cantidad que se consuma, así como del tipo de droga del que se trate.

El consumo de alcohol, por ejemplo, puede tener poca o ninguna implicación sobre la salud si se lleva a cabo de forma moderada y ocasional, pero es sabido que consumido en grandes cantidades y durante periodos prolongados de tiempo puede derivar en cirrosis hepática.

El tabaco es otra droga cuyos efectos se agravan con el paso del tiempo, siendo el factor principal en el desarrollo de numerosas enfermedades, una de las cuales, el cáncer de pulmón, es la principal causa de muerte entre quienes consumen esta sustancia durante años.

Otras drogas como la cocaína tienen efectos tanto a corto como a largo plazo. A corto plazo puede provocar fotosensibilidad o paranoia, mientras que a largo puede generar complicaciones respiratorias, neurológicas, digestivas, hepáticas o renales, además de los ya mencionados riesgos cardiovasculares en los que nos centraremos a continuación.

Riesgos cardiovasculares por consumir drogas

Los riesgos cardiovasculares que se asocian al consumo de drogas son notables, de ahí que sea tan importante el conocer qué efectos produce cada tipo de droga en el organismo. Aunque por lo general el consumidor de cualquier tipo de droga es consciente de que su hábito no es saludable, pocas veces tiene conciencia de los peligros reales a los que se enfrenta.

Para conocerlos mejor, veamos con detalle cuáles son los riesgos cardiovasculares concretos que se vinculan a cada tipo de sustancia.

Cocaína

Tanto la cocaína como otras drogas derivadas de ésta (por ejemplo, el crack) son responsables de complicaciones cardiovasculares muy serias. En la mayor parte de casos, el consumidor de cocaína experimenta alteraciones en el ritmo cardiaco ya que la adrenalina sube de forma considerable cuando la sustancia entra en el torrente sanguíneo, pero además de las taquicardias, existen otros riesgos como el aumento de la presión arterial o la obstrucción coronaria. Como resultado, el riesgo de sufrir ictus, trombos o infartos aumenta notablemente.

Éxtasis

El éxtasis produce en el cuerpo efectos bastante parecidos a la cocaína. Taquicardias, vasoconstricción o incremento de la presión arterial son riesgos cardiovasculares asociados al consumo de esta sustancia, que además pueden agravarse en el caso de personas que ya tengan algún tipo de condición previa.

Problemas cardiovasculares por el consumo de drogas.

Cannabis

Aunque la percepción mayoritaria es la de que el cannabis es una droga “blanda” y que por tanto sus efectos sobre el sistema cardiovascular son mínimos o inexistentes lo cierto es que no es así.

Cierto es que la dosis consumida determina en gran medida la magnitud del riesgo, pero su uso continuado puede provocar taquicardia e hipotensión. Aunque el riesgo de infarto de miocardio no es tan elevado como en el caso de la cocaína, sigue siendo casi 5 veces más alto (especialmente en los minutos posteriores a su uso) en consumidores de cannabis que en quienes no consumen ningún tipo de droga.

Además no hay que olvidar que muchos usuarios consumen cannabis mezclado con tabaco, con todo lo que ello implica.

Heroína

Las complicaciones cardiovasculares relacionadas con la heroína no son tan frecuentes, y se centran principalmente en algún tipo de infección que pueda surgir a raíz de administrarse por vía intravenosa, que es la forma más habitual. Sin embargo estudios recientes sugieren que puede existir una relación entre problemas coronarios y cardíacos y la dependencia de opiáceos.

Teniendo en cuenta además que el uso de esta droga suele combinarse con otras, es evidente que los riesgos cardiovasculares son una cuestión que no puede obviarse entre quienes consumen heroína de forma regular.

Alcohol / Tabaco

Por último hay que hacer mención de las llamadas drogas legales. El alcohol y el tabaco son los principales causantes de mortalidad, y aunque no siempre las muertes asociadas a su consumo son debidas a problemas de este tipo, es ampliamente conocido que los riesgos cardiovasculares que conllevan estas sustancias son amplios.

El aumento de la probabilidad de sufrir angina de pecho, infarto de miocardio, hipertensión, infarto cerebral, o arteriosclerosis está estrechamente vinculado con el consumo sostenido de alcohol y/o tabaco en ciertas cantidades.

Beneficios de dejar de consumir drogas

Dejar las drogas por tanto no solo ayudará a mejorar tu vida personal, laboral y social, sino que probablemente tendrá implicaciones muy positivas para tu salud general y cardiovascular.

En el caso de creas que tú o tu familiar tiene un problema de adicción a las drogas, es recomendable pedir ayuda profesional para determinar si efectivamente existe este problema y a partir de ahí realizar el tratamiento adecuado. Conviene no olvidar que la adicción es una enfermedad, no un vicio, siendo necesario tratamiento especializado para poder tenerla bajo control.

Te invitamos a compartir este artículo sobre los riesgos cardiovasculares de las drogas con aquellos familiares y amigos a los que creas que le puede interesar.

REFERENCIAS

1. Anibaldi A, Santin L, Scalercio A, Stella S. Tossicità dei farmaci sull’apparato cardiovascolare [Toxic effects of drugs on the cardiovascular system]. Minerva Pediatr. 1982 Mar 15;34(5):215-24. Italian. PMID: 7087933.

2. Benowitz NL, Liakoni E. Tobacco use disorder and cardiovascular health. Addiction. 2022 Apr;117(4):1128-1138. doi: 10.1111/add.15703. Epub 2021 Oct 20. PMID: 34590373.

3. Scott ML, Murnane KS, Orr AW. Young at heart? Drugs of abuse cause early-onset cardiovascular disease in the young. Heart. 2021 Apr;107(8):604-606. doi: 10.1136/heartjnl-2020-318856. Epub 2021 Feb 15. PMID: 33589426; PMCID: PMC8075271.

4. Phillips K, Luk A, Soor GS, Abraham JR, Leong S, Butany J. Cocaine cardiotoxicity: a review of the pathophysiology, pathology, and treatment options. Am J Cardiovasc Drugs. 2009;9(3):177-96. doi: 10.2165/00129784-200909030-00005. PMID: 19463023.

5. Benzaquen BS, Cohen V, Eisenberg MJ. Effects of cocaine on the coronary arteries. Am Heart J. 2001 Sep;142(3):402-10. doi: 10.1067/mhj.2001.117607. PMID: 11526352.

6. Kloner RA, Hale S, Alker K, Rezkalla S. The effects of acute and chronic cocaine use on the heart. Circulation. 1992 Feb;85(2):407-19. doi: 10.1161/01.cir.85.2.407. PMID: 1346509.

7. Grubb AF, Greene SJ, Fudim M, Dewald T, Mentz RJ. Drugs of Abuse and Heart Failure. J Card Fail. 2021 Nov;27(11):1260-1275. doi: 10.1016/j.cardfail.2021.05.023. Epub 2021 Jun 13. PMID: 34133967.

8. Latif Z, Garg N. The Impact of Marijuana on the Cardiovascular System: A Review of the Most Common Cardiovascular Events Associated with Marijuana Use. J Clin Med. 2020 Jun 19;9(6):1925. doi: 10.3390/jcm9061925. PMID: 32575540; PMCID: PMC7355963.

9. Singh A, Saluja S, Kumar A, Agrawal S, Thind M, Nanda S, Shirani J. Cardiovascular Complications of Marijuana and Related Substances: A Review. Cardiol Ther. 2018 Jun;7(1):45-59. doi: 10.1007/s40119-017-0102-x. Epub 2017 Dec 7. PMID: 29218644; PMCID: PMC5986667.

10. Parikh K, Patel M, Bansal T, Raco J, Gupta S, Jain R, Jain R. Cannabis and the heart: unchartered territory. Future Cardiol. 2022 Nov;18(11):883-890. doi: 10.2217/fca-2022-0018. Epub 2022 Sep 13. PMID: 36098056.

11. Page RL 2nd, Allen LA, Kloner RA, Carriker CR, Martel C, Morris AA, Piano MR, Rana JS, Saucedo JF; American Heart Association Clinical Pharmacology Committee and Heart Failure and Transplantation Committee of the Council on Clinical Cardiology; Council on Basic Cardiovascular Sciences; Council on Cardiovascular and Stroke Nursing; Council on Epidemiology and Prevention; Council on Lifestyle and Cardiometabolic Health; and Council on Quality of Care and Outcomes Research. Medical Marijuana, Recreational Cannabis, and Cardiovascular Health: A Scientific Statement From the American Heart Association. Circulation. 2020 Sep 8;142(10):e131-e152. doi: 10.1161/CIR.0000000000000883. Epub 2020 Aug 5. PMID: 32752884.

12. Day E, Rudd JHF. Alcohol use disorders and the heart. Addiction. 2019 Sep;114(9):1670-1678. doi: 10.1111/add.14703. Epub 2019 Jul 15. PMID: 31309639; PMCID: PMC6771559.

13. Roerecke M. Alcohol’s Impact on the Cardiovascular System. Nutrients. 2021 Sep 28;13(10):3419. doi: 10.3390/nu13103419. PMID: 34684419; PMCID: PMC8540436.

14. Gardner JD, Mouton AJ. Alcohol effects on cardiac function. Compr Physiol. 2015 Apr;5(2):791-802. doi: 10.1002/cphy.c140046. PMID: 25880513.

15. Fernández-Solà J. The Effects of Ethanol on the Heart: Alcoholic Cardiomyopathy. Nutrients. 2020 Feb 22;12(2):572. doi: 10.3390/nu12020572. PMID: 32098364; PMCID: PMC7071520.

16. Münzel T, Hahad O, Kuntic M, Keaney JF, Deanfield JE, Daiber A. Effects of tobacco cigarettes, e-cigarettes, and waterpipe smoking on endothelial function and clinical outcomes. Eur Heart J. 2020 Nov 1;41(41):4057-4070. doi: 10.1093/eurheartj/ehaa460. PMID: 32585699; PMCID: PMC7454514.

17. Stallones RA. The association between tobacco smoking and coronary heart disease. Int J Epidemiol. 2015 Jun;44(3):735-43. doi: 10.1093/ije/dyv124. Epub 2015 Jul 13. PMID: 26174518.

18. Abu Jad AA, Ravanavena A, Ravindra C, Igweonu-Nwakile EO, Ali S, Paul S, Yakkali S, Teresa Selvin S, Thomas S, Bikeyeva V, Abdullah A, Radivojevic A, Balani P. Adverse Effects of Cannabinoids and Tobacco Consumption on the Cardiovascular System: A Systematic Review. Cureus. 2022 Sep 15;14(9):e29208. doi: 10.7759/cureus.29208. PMID: 36159363; PMCID: PMC9484787.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

3 + 15 =

De lunes a  jueves: 10:00 - 13:30 / 16:30 - 21:00
viernes de 10:00 - 17:30