Conoce qué es el síndrome de alcoholismo fetal, cuáles son sus consecuencias y cómo prevenirlo.

Consumir alcohol durante el embarazo ocasiona daños a la salud del futuro bebé, incluso aun cuando no se conoce que se está embarazada. Cuando una mujer ingiere alcohol durante el embarazo, una cierta cantidad de alcohol pasa fácilmente a través de la placenta al feto.

El cuerpo de un feto en desarrollo no procesa el alcohol de la misma manera que lo hace una persona adulta, por lo que el alcohol se concentra con mayor facilidad y puede hacer que el alimento y el oxígeno no lleguen a sus órganos vitales. Esto puede conllevar grandes daños tanto físicos como neurológicos, y también puede provocar abortos, partos prematuros y muerte prenatal.

Hasta hace algunas décadas saber cómo se desarrolla el feto durante su gestación era todo un misterio. Gracias a las nuevas tecnologías se ha hecho gran avance en este tema y se ha podido conocer cómo desde la unión de dos células microscópicas se llega a formar un cuerpo humano.

Es asombroso cómo ya a las tres semanas el embrión va desarrollando el cerebro, la médula espinal, el corazón y el tracto gastrointestinal, y como en la semana 7 ya cada órgano esencial ha comenzado a formarse. Y semana a semana se van pudiendo observar cambios importantísimos, que a nivel evolutivo del bebé serán fundamentales para poder tener un crecimiento sano.

Para más información del desarrollo gestacional de un feto semana a semana pueden pincha aquí.


¿Cómo afecta el consumo de alcohol en el desarrollo del feto?

El consumo de alcohol disminuye la cantidad de glucosa, interfiriendo en la alimentación del feto. Concretamente se produce una alteración en las cadenas de aminoácidos que configuran las proteínas, afecta a la generación de tejidos y destruye las neurotrofinas, que son una familia de proteínas que tienen un papel esencial en la memoria y el aprendizaje.

Los riñones del feto no son capaces de metabolizar el alcohol con la misma rapidez que una persona adulta dado que sus órganos están en proceso de formación, por lo que dicha sustancia permanece en el cuerpo durante más tiempo ocasionando mayores daños.

Dependiendo del mes de gestación donde se produzcan dichos consumos, afectará en mayor medida a determinados tejidos y órganos.

Hay estudios que señalan que, si el consumo se produce durante las diez primeras semanas de gestación, existe riesgo de malformaciones cardíacas, genitourinarias, renales, esqueléticas, de piel, alteraciones del sistema nervioso, oculares y de la boca, así como tumores embrionarios. Y acercándonos más al tercer trimestre, puede provocar déficit de crecimiento intrauterino, siendo la afectación mucho más evidente.

En algunos casos también el recién nacido podrá presentar síndrome de abstinencia. Esto se produce debido a que durante el periodo de gestación el feto se ha visto expuesto a reiterados consumos de alcohol (el alcohol pasa a través de la placenta) hace que se habitúe al alcohol, por lo que en el momento en el que su organismo deja de recibir alcohol responde presentando síntomas asociados al síndrome de abstinencia del alcohol.

Los síntomas de dicho síndrome pueden abarcar: coloración en manchas de la piel, diarrea, llanto excesivo, irritabilidad, succión excesiva, fiebre, reflejos hiperactivos, aumento del tono muscular, mala alimentación, respiración rápida, etc.


¿Es importante y decisoria la cantidad de alcohol que se consume para las consecuencias?

Es importante dejar claro que cualquier cantidad de alcohol va a dañar al feto, por pequeña que sea. Evidentemente, a mayor cantidad de alcohol ingerida, mayor riesgo, pero no importa la cantidad: una simple copa puede hacer que nuestro bebé pueda verse afectado de por vida.

Síndrome de alcoholismo fetal


¿Qué es el síndrome de alcoholismo fetal?

El síndrome de alcoholismo fetal es otra de las afectaciones que puede generar el consumo de alcohol durante el embarazo. Se trata de un concepto genérico que abarca retrasos del crecimiento, daño cerebral y afectaciones en el sistema nervioso central, provocados por el consumo de alcohol de las mujeres durante el embarazo. Según la OMS (2007), el síndrome de alcoholismo fetal es una de las enfermedades más graves que pueden ocurrir en el feto.

Esta patología es un concepto amplio y cubre una gran variedad de afectaciones, por lo que existen muchos síntomas posibles. Entre ellos pueden incluirse:

• Tamaño de cabeza pequeño.

• Rasgos faciales diferentes, como un surco entre la nariz y el labio superior.

• Menor altura que el promedio.

• Bajo peso corporal.

• Mala coordinación.

• Comportamiento hiperactivo.

• Dificultad con la atención y la memoria.

• Problemas en el aprendizaje.

• Retrasos en el habla y el lenguaje.

• Bajo coeficiente intelectual.

• Pobre razonamiento y capacidad de juicio.

• Problemas de sueño y de succión del bebé.

• Problemas de audición y de visión.

• Problemas en el corazón, riñones, huesos u otros tejidos u órganos.

Hoy en día desafortunadamente el síndrome de alcoholismo fetal no se puede tratar, aunque hay algunos tratamientos para según qué síntomas, que pueden incluir tanto medicamentos como terapia psicológica. Sin embargo, sí que se puede prevenir.


¿Cómo se puede prevenir el síndrome de alcoholismo fetal?

La prevención consiste en no consumir alcohol ni ninguna otra sustancia psicoactiva durante el embarazo. Si estás embarazada o pensando en quedarte, ya conoces todos los riesgos que puede albergar el consumir alcohol en este período, ya no solo para ti sino para tu futuro bebé. Si quisieras también querer conocer los riesgos que conlleva el consumir otras sustancias psicoactivas a parte del alcohol para tu futuro bebé durante el embarazo, te invitamos a pinchar en este enlace.

En el caso de considerar alguna dificultad a la hora de poder frenar estos consumos durante el embarazo, puede que te encuentres ante una dependencia o una adicción. En cualquier caso, en Centro Acción podemos ayudarte. Contamos con un equipo multidisciplinar y especializado en problemas de alcoholismo que puede valorarte, así como resolver tus dudas y guiarte. Todo ello con el fin de que puedas vivir una vida satisfactoria sin sustancias, ya no solo durante el embarazo sino durante toda la vida. Si fuera el caso, no dudes en contactar con nosotros.

Te invitamos a compartir este artículo para que otros padres y madres conozcan qué es el síndrome de alcoholismo fetal, cuáles son sus consecuencias y cómo prevenirlo.

Contacto | Citas