La adicción es una enfermedad primaria, crónica y, muchas veces, mortal. Esta enfermedad afecta al funcionamiento y la estructura del cerebro y está reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

Puesto que se trata de una enfermedad crónica, no tiene cura, sin embargo, es una enfermedad que se puede detener y vivir una vida plena lejos del consumo de drogas y comportamientos destructivos. Lo mismo pasa con otras enfermedades crónicas, como la diabetes, que no tiene cura, pero puede detenerse y vivir con normalidad si aplicas el tratamiento de insulina adecuado.

Como consecuencia, es importante no elegir a la ligera el centro de tratamiento en el que se desea abandonar el consumo de drogas / conductas adictivas (comida, juego, trabajo, sexo), siendo fundamental ser concienzudos a la hora de elegir el entorno terapéutico para iniciar la recuperación. Muchas veces como profesionales tenemos que oír que se han “probado” muchos centros y tratamientos, y no han conseguido dejar de consumir.

En realidad, la adicción tiene estadísticamente menos recaídas que cualquier otra enfermedad crónica como la diabetes, pero si no elegimos adecuadamente dónde tratarnos, puede ir en contra de la recuperación de la persona ya que aparte de seguir consumiendo, poco a poco va perdiendo la esperanza de poder recuperarse, y no es así.

La adicción tiene tratamiento, y el modelo de tratamiento que mejores que resultados ha dado, según estudios realizados por el NIDA (National Institute Drugs Abuse) es el Modelo Minnesota, pero es tan importante elegir bien el tratamiento como el centro dónde vamos a iniciar nuestro tratamiento.

A continuación facilitamos algunas recomendaciones para que puedas elegir un centro de tratamiento de adicciones con criterio.

¿En qué aspectos debo fijarme al elegir un centro de tratamiento de adicciones?

Checklist para elegir centro de tratamiento de adicciones

Como profesionales expertos en el tratamiento de adicciones, y contando con una amplia experiencia en este campo, es importante considerar los aspectos que se expondrán a continuación:

El centro debe contar con las debidas licencias sanitarias otorgadas por la Consejería de Sanidad. No se puede considerar un centro de tratamiento de adicciones a una consulta psicológica habitual en la que solamente se trata la adicción desde el punto de vista psicológico (un profesional de la psicología). También es habitual últimamente, despachos con ex-adictos en recuperación que sin formación profesional se hacen llamar “centros Modelo Minnesota” sin tener ningún tipo de licencia de la Consejería de Sanidad, ni formación reglada por el Ministerio de Educación del gobierno de España.

• El centro de tratamiento debe incluir diversos profesionales cualificados que acrediten su formación especializada en el tratamiento de adicciones (títulos académicos y cursos de formación que correspondan). Una adicción es un problema muy amplio que debe ser tratada por diversos profesionales que sean expertos en este tipo de patología.

• Las personas que presentan una adicción comparten una serie de signos propios de la patología, sin embargo, las circunstancias y el contexto de cada paciente es diferente. Por ello, resulta importante que se realice una valoración de cada paciente de manera personalizada con el objetivo de establecer así un tratamiento individualizado acorde a las necesidades de cada individuo. Se debe buscar un trato personalizado, aunque seas parte de un grupo.

Por ejemplo, es importante que el equipo médico sepa que ante un paciente con un consumo de alcohol diario elevado, y para evitar complicaciones por el síndrome de abstinencia, derive a éste a un centro de internamiento que permita un periodo de desintoxicación relativamente corto (según el caso) para iniciar la abstinencia de forma controlada, vigilada y segura, y así poder continuar, posteriormente, su tratamiento de manera ambulatoria. Así como un adicto a las benzodiacepinas será sometido a un riguroso decalaje por parte del psiquiatra especializado en adicciones ya que su abuso afecta directamente al Sistema Nervioso Central (SNC) y a veces, incluso, hay que derivarlo a internamiento para realizar la desintoxicación.

• Los tratamientos que sólo se basan en periodos de internamiento, mantienen al paciente fuera de los factores de riesgo y del alcance de la sustancia (“burbuja”), lo cual hace que al volver a su entorno habitual el mantenimiento de la abstinencia sea difícil.

• Otro aspecto importante es la frecuencia con la que se debe acudir a las terapias. Es importante tener en cuenta que el paciente debe llevar a cabo una serie de cambios internos (hábitos, conductas, pensamientos) así como tomar conciencia plenamente de su enfermedad. Esto no resulta nada sencillo, y requiere de un contacto asiduo con la recuperación, pues se trata de comportamientos y pensamientos que el paciente tiene interiorizados y arraigados (por haberlos repetido durante mucho tiempo en consumo).

La asistencia discontinua del paciente al tratamiento no es suficiente para que pueda poner en marcha los cambios necesarios para que el paciente esté abstinente a largo plazo.

Conviene destacar que mucho tiempo en consumo no se resuelve con unos pocos meses de tratamiento. A nuestro juicio, lo más sencillo es detener el consumo, la dificultad consiste en cambiar los actos y actitudes que se relacionan con él.

• Como se exponía previamente, a la hora de elegir un centro de tratamiento de adicciones conviene asegurarse de que cuenta con un equipo multidisciplinar. Durante el periodo de desintoxicación resulta importante que se cuente con un psiquiatra especializado en adicciones que controle al paciente durante dicho periodo fundamentalmente. Los primeros momentos de abstinencia suelen ir acompañados de dificultades para conciliar el sueño, ansiedad, depresión, entre otros.

• Las terapias que se impartan durante el tratamiento es fundamental que sean realizadas por profesionales especializados para a ese fin. Por ejemplo, si se realizan terapias psicológicas de carácter individual debe ser realizado por un psicólogo especializado en adicciones con titulación reglada en este ámbito, y si estamos en un grupo de autoayuda puede ser dirigida por un terapeuta formado como coaching o especializado en adicciones con formación demostrable.

• La adicción es una enfermedad que no sólo afecta al adicto, sino que también genera un deterioro y unas consecuencias en la vida de las personas más próximas al paciente. Por ello, resulta fundamental incluir a los familiares, parejas, amigos íntimos en el tratamiento. Resulta muy importante atender a los familiares y allegados para que puedan entender qué está ocurriendo, cómo funciona la enfermedad de su familiar y cómo deben actuar. De este modo podrán ayudar de forma efectiva a su ser querido, por ejemplo, convirtiéndose en una herramienta de contención de cara a posibles consumos, al menos al principio.

Cuál es el mejor centro y tratamiento ante un problema de adicción

Cómo elegir un centro de tratamiento de adicciones

Un tratamiento adecuado es aquel que incluye profesionales cualificados que trabajan de una forma interdisciplinar y buscan no sólo la abstinencia del paciente, sino su recuperación a largo plazo.

Dejar de consumir por un tiempo es fácil y casi todos los centros que tengan ciertas normas y profesionales en sus equipos pueden ayudarte a dejarlo por un tiempo, pero sólo un equipo fijo de profesionales que trabajen de forma integral en la solución, te ayudará a mantenerte limpio durante largos periodos de tiempo, a reducir al mínimo posibles recaídas y a vivir sin ganas de volver a consumir.

Cuando vayas a elegir un centro de tratamiento adicciones es importante que preguntes si el equipo de profesionales es un equipo fijo que trabaje 8 horas diarias, y no colaboradores contratados por horas, que al final no pueden llevar un seguimiento adecuado del cliente y su entorno. El cliente tiene que poder recurrir a su equipo en cualquier momento, no solo en determinados horarios ya que al principio el realizar el camino acompañado es necesario.

Cómo mínimo un equipo debe de estar formado por psicólogos y médicos psiquiatras especializados en patología dual o en adicciones (con titulaciones regladas por el Ministerio de Educación), y terapeutas capacitados por cursos de capacitación demostrables, tanto en adicciones, Modelo Minnesota (si es el caso), coaching, mindfulness, equinoterapia etc.

Además, el tratamiento que se realice debe tener una base metodológica de carácter científico y que salvaguarde la ética y deontología de los profesionales.

Una vez constatado todo lo anterior, y entendiendo que al ser una enfermedad la recuperación de una adicción requiere de un tratamiento específico, resaltamos la importancia de dejarse ayudar. Es relevante, si consideras que has elegido los profesionales y el centro adecuado, que no trates de seguir haciéndolo a tu manera ya que de esa forma no dará resultado.

Y si en el “centro” de adicciones elegido, te admiten la negociación de tu tratamiento y eres tú el que impone los días de tratamiento, el tipo de terapia que necesitas etc. probablemente no te funcionará y conseguirás no solo tirar el dinero de su coste sino perder poco a poco la esperanza de poder salir de ese consumo.

Un centro de tratamiento de adicciones recomendable es el que tiene profesionales formados para evaluar tu caso y el tratamiento que necesitas, no solo para dejar de consumir, sino para que no vuelvas a tener necesidad de hacerlo, lo “fácil y rápido” cuando hablamos de adicciones, nunca es efectivo y que dejes de consumir un tiempo no es sinónimo de recuperación, el objetivo de un centro como el nuestro no es que no “puedas” volver a consumir sino que no QUIERAS hacerlo.

No dudes en pedir las titulaciones oficiales del equipo del centro, horarios y disponibilidad, estás en tu derecho de saber quién y cómo te va a tratar.

Si lo deseas, puedes ayudar a otras personas a saber cómo elegir un centro de tratamiento de adicciones compartiendo este artículo.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

2 + 8 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30