Los efectos del consumo de cocaína en el organismo pueden ser muy perjudiciales tanto a corto como a largo plazo. Conócelos para tomar conciencia de la importancia de no consumir esta droga, o dejar de hacerlo cuanto antes.

El consumo de cocaína está muy relacionado con contextos lúdico-festivos, con personas que tienen puestos de trabajo de elevada exigencia, con presión, en los que necesitan mantener un nivel de actividad óptimo constantemente.

Sin embargo, la cocaína es una droga estimulante que tiene un impacto sobre el organismo y sobre el cerebro.

La vía de administración o forma de consumo de la cocaína suele ser esnifada, pero se puede dar de otras formas: disuelta, inyectada o fumada.

La intoxicación por consumo de cocaína genera diversos efectos como energía, aumento de las capacidades cerebrales, hipersensibilidad a la luz, al sonido y al tacto, irritabilidad y, en algunos casos, paranoia creando desconfianza extrema e injustificada hacia los demás.

En lo referente a los efectos del consumo de cocaína a corto plazo, a nivel físico se puede destacar una constricción de los vasos sanguíneos, dilatación de las pupilas, náuseas, aumento de la temperatura corporal, aceleración del ritmo cardíaco, temblores y espasmos.

El consumo de cocaína también genera efectos a largo plazo, por ejemplo, en el caso de que se consuma inhalada puede llevar a la pérdida del olfato, hemorragias nasales y problemas al tragar. Si se fuma provoca tos, asma, dificultad para respirar y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares.

Debido a que produce pérdida del apetito, otro de los daños que causa el consumo de cocaína son problemas nutricionales y alimenticios. Además, otra de las consecuencias negativas ocasionadas por el consumo de cocaína son trastornos del movimiento que, en casos extremos puede llevar a la paranoia, experimentando alucinaciones visuales y auditivas, perdiendo el contacto con la realidad.

Efectos del consumo de cocaína a nivel cerebral

Está comprobado que la cocaína altera las funciones cerebrales y modifica la estructura del cerebro, produciendo cambios en el procesamiento de la información, el lenguaje, el pensamiento o la conducta.

Varios estudios evidencian los cambios que se producen a nivel neuronal y la rapidez con la que se producen estas anomalías. Afirman que, si es capaz de provocar cambios en la estructura del cerebro, se producirán alteraciones también en la estructura del pensamiento, en el raciocinio, el lenguaje o la imaginación.

En lo que se refiere a las patologías neurológicas, además de todas las consecuencias que produce a nivel estructural, aumenta el riesgo de sufrir cefaleas, accidentes vasculares isquémicos y hemorrágicos (ictus), y crisis convulsivas.

Asimismo, otro de los daños ocasionados por el consumo de cocaína es el desarrollo de una adicción o dependencia. El consumo de cocaína produce cambios a nivel cerebral, concretamente en el sistema de recompensa (Núcleo Accumbens) y aparece tolerancia, es decir, la persona necesita consumir mayores cantidades para sentir los mismos efectos que en los primeros consumos.

El sistema de recompensa se adapta al exceso de dopamina que genera la droga y se vuelve menos sensible a su consumo, por lo que el individuo necesitará mayor cantidad con mayor frecuencia, para aliviar los síntomas de la abstinencia.

Efectos del consumo de cocaína a nivel físico

Las consecuencias del consumo de cocaína a nivel físico pueden variar según la vía de consumo utilizada, pero especialmente se ve mayormente afectado el sistema cardiovascular, llevando a la aparición de palpitaciones, bradicardia, taquicardia, arritmias, infartos agudos de miocardio, entre otras, siendo la más común el infarto, aumentando el riesgo hasta 7 veces más.

En cuanto al sistema respiratorio, al consumirse vía intranasal o fumada, también se ve muy afectado; pudiendo desarrollar desde sinusitis o perforación del tabique nasal, hasta edema agudo de pulmón o hemorragia pulmonar.

En el aparato digestivo se pueden producir náuseas, vómitos, diarreas y úlceras con hemorragia y perforación. Además, en algunos casos, se puede dar anorexia por la presencia continua de vómitos. A nivel hepático, como el hígado es el responsable de metabolizar la cocaína, también produce un gran daño.

Además, hay que tener en cuenta si la persona adicta a la cocaína combina esta sustancia con otras drogas, ya que puede empeorar estas consecuencias, aumentar los daños ocasionados por el consumo de cocaína y desarrollar otras afecciones de salud.

Cuánto duran los efectos de la cocaína

El tiempo que puede llegar a durar la cocaína en el organismo variará según la cantidad consumida. En general, al metabolizarse se adhiere a otras sustancias, por lo que suele durar alrededor de 3 o 4 días.

En el caso de que se mezcle con alcohol puede llegar a durar hasta 9 días en el cuerpo, ya que las dos sustancias se metabolizan y eliminan por el mismo órgano, que es el hígado. La duración en sangre varía entre 1 o 2 días, y en el pelo puede llegar a durar hasta 90 días.

Para saber cuánto tiempo dura la cocaína en orina, pincha aquí y accederás a un artículo de nuestro blog donde tratamos este tema específicamente.

Todo lo anterior hay que tenerlo en cuenta, ya que el efecto del consumo de la cocaína no dura más que una hora, pero sin embargo se mantiene dañando el organismo durante días. De ahí que produzca tantas afecciones médicas.

Tratamiento para la adicción a la cocaína

Conociendo todos los efectos adversos que conlleva el consumo de cocaína, desde Centro Acción planteamos la posibilidad de ponerte en tratamiento antes de que puedas sufrir consecuencias más graves, ya que la adicción es una enfermedad crónica y progresiva.

En nuestro centro de tratamiento a las adicciones contamos con un equipo multidisciplinar especializado en el tratamiento de la adicción a la cocaína, que se realiza de manera personalizada, según las necesidades específicas de cada paciente.

Te invitamos a compartir este artículo para ayudar a que otras personas conozcan detalladamente los efectos de la cocaína en el organismo, y así sean más conscientes de la importancia de no empezar a consumir esta droga, o dejar de hacerlo.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

11 + 14 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30