Por las experiencias que nos han trasladado nuestros pacientes a lo largo de tantos años dedicándonos al tratamiento de adicciones, y también según las noticias que hemos podido recopilar en diferentes medios de comunicación, muchas veces sí se consume cocaína en los prostíbulos. Además, según los mismos canales de información, la cocaína se puede comprar en según qué prostíbulos.

¿Qué papel tiene el consumo de cocaína en los prostíbulos?

Existen diferentes formas de consumir tanto cocaína como prostitución, que van desde de manera ocasional hasta de forma asidua, pudiendo consumirse por separado o a la vez. Si de por sí estos consumos son preocupantes y entrañan riesgos considerables, ni que decir tiene cuando la persona presenta la enfermedad de la adicción.

La mezcla del consumo de cocaína y prostitución puede desembocar en prolongar la estancia en el prostíbulo más de lo planeado. Además, no se debe olvidar que, el consumo de alcohol suele ser de fácil acceso en estos prostíbulos. Señalamos esto porque debido a que la cocaína es una sustancia estimulante, el alcohol, como sustancia depresora se utiliza conjuntamente para “estabilizar” los efectos de la primera sustancia. Esta forma en la que un consumo sube y el otro baja, o uno activa y el otro relaja, hace que la mezcla del consumo de estas dos drogas pueda extenderse en el tiempo.

Contemplando esta posibilidad, sería lógico pensar que en algunos prostíbulos sea afirmativa la respuesta a sí, se consume cocaína en los prostíbulos. ¿Por qué? Porque la prostitución no deja de ser un negocio y, como empresa, les interesa que sus clientes prolonguen su estancia el mayor tiempo posible.

Existen incluso anuncios de prostitución en los que de forma explícita hacen saber que están en disposición de conseguir cocaína para sus clientes o que, directamente, la tienen. Del mismo modo, existen noticias que ponen de manifiesto que los propietarios de los prostíbulos condicionan a las chicas para que ofrezcan la sustancia e, incluso, que consuman para así incentivar a los clientes a que sigan comprando y consumiendo, lo cual puede ser otra clave para determinar por qué se consume cocaína en los prostíbulos.

Por otro lado, se puede dar también la circunstancia de que las propias prostitutas utilicen la cocaína como herramienta que les ayude a sobrellevar su trabajo que, en muchas ocasiones, viene precedido de situaciones personales difíciles (por ejemplo, cambio de país buscando ingresos económicos, dejando allí a sus familias, y remitiéndoles el dinero que puedan ganar por vía postal para paliar su paupérrima situación).

Es importante recordar que existen diferentes medios, y varios tipos de ayudas, a disposición de estas mujeres para acabar con esta esclavitud. Como se exponía, el consumo de cocaína les ayuda a afrontar su trabajo de una forma algo menos consciente y, además y por las características de la cocaína, las ayuda a trabajar durante más horas con el consiguiente aumento de beneficios.

Consumo de cocaína en los prostíbulos

Del mismo modo, es posible que se dé la circunstancia de que el consumo de cocaína por parte del cliente lleve a la prostituta a eludir los servicios sexuales (o bien por incapacidad para llevar a cabo la relación debido a los efectos de la intoxicación, o porque este centre su atención en consumir y en charlar). De este modo, encontraríamos aquí otros argumentos que respaldarían la posibilidad de que se consume cocaína en los prostíbulos.

Existe otra posible lectura del consumo de cocaína por parte de las prostitutas y es que ésta, influenciada y alterado su sano juicio por el consumo, acceda a prácticas sexuales sin protección, con el riesgo real de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Otro riesgo latente es que el cliente se vuelva agresivo por el consumo de cocaína, lo que puede traducirse en faltas de respeto, agresiones, etc.

Queremos ahondar en una excepcionalidad y es que, sabiendo que si se consume cocaína en un prostíbulo los tiempos se alargan, en el caso de que el que lo haga sea un adicto, muy probablemente los tiempos se multiplicarán. En Centro Acción, nuestro Centro Especializado en Tratamiento de Adicciones en Madrid, contamos con tratamientos específicos para la adicción a la cocaína y para esta conducta, elaborados en nuestros más de quince años de experiencia en el tratamiento de adicciones, que se aplica de forma personalizada según las necesidades individuales de cada uno.

¿Cómo saber si es una adicción el consumo de cocaína en los prostíbulos?

La enfermedad de la adicción se caracteriza, entre otras cosas, por un consumo compulsivo de droga (porros, alcohol, cocaína, etc.) o de una conducta adictiva (juego, comida, prostitución, trabajo, sexo, etc.). Puede ocurrir que el adicto, una vez tome contacto con la droga o la conducta que sea, pueda prolongar el consumo hasta que ya no tenga manera posible de seguir consumiendo. Se trata de una pérdida de control a pesar de las consecuencias negativas, basándose en una alteración dopaminérgica del cerebro (tanto estructural como funcional).

La diferencia entra una persona que es adicta y aquella que no lo es, es que la persona adicta al inicio considera que lo hace porque quiere, que lo controla y que lo puede detener, pero llega un punto en el que observa que ha perdido el control y deseará parar el consumo sin embargo, se autoengaña una y otra vez, repitiendo la conducta a pesar de sus esfuerzos por detenerla.

Existen ciertas características que se deben tener en cuenta para reconocer la adicción a la cocaína y la prostitución:

• La persona puede continuar consumiendo aun cuando se ha quedado sin dinero. Llegando incluso en esas ocasiones a vender elementos de su propiedad para obtener más dinero (por ejemplo: un coche).

• Existen intentos continuados por detener el consumo sin éxito, a pesar de que existan consecuencias a nivel familiar, a nivel de pareja, a nivel laboral, social, etc.

• Pérdida de control con respecto al tiempo de permanencia en el prostíbulo, descuido de las necesidades básicas vitales (alimentación, hidratación, sueño, higiene, etc.).

• Deterioro físico y emocional (ansiedad, depresión, sentimientos de culpa, incluso ideación autolítica).

Es importante también reseñar que el tema que tratamos en este blog tiene un especial riesgo, máxime si tenemos en cuenta que nuestro país es uno de los mayores consumidores de cocaína de Europa, y de los riesgos asociados a este tipo de consumos de contagio de enfermedades de transmisión sexual, riesgo real por el elevado gasto económico, por las posibles deudas contraídas, etc.

Pero sin duda, el mayor riesgo está relacionado con que si la adicción no se para la persona puede tener graves consecuencias, pues en cada intento de control hay pérdidas (deterioro físico, riesgos para la salud graves, afectación psicológica y emocional; sentimientos de culpa, tristeza, decepción, sensación de fracaso, rabia, frustración, apatía, desmotivación, etc. incremento del aislamiento, así como pérdidas de personas queridas para la vida del adicto).

Adicción a la prostitución y el consumo de cocaína

¿Qué hacer si soy adicto a la cocaína y a la prostitución?

La adicción a la cocaína y la prostitución está muy extendida, aunque sigue siendo algo que se oculta y que no se observa socialmente, por ello, las personas que tienen este problema tienen dificultades para pedir ayuda, pues ambas conductas se relacionan con un vicio o una conducta voluntaria moralmente negativa.

En Centro Acción contamos con profesionales expertos en este tipo de tratamientos, quienes te asesorarán y te guiarán en tu proceso, ajustando el tratamiento a tus necesidades características y tipo de consumo para que puedas recuperar las riendas de tu vida. El objetivo inicial será detener el consumo, que tengas una conducta sexual satisfactoria y saludable y finalmente, que tengas la vida que quieres y que te haga feliz.

Nosotros, en nuestro Centro de Desintoxicación en Madrid, sabemos que con la ayuda de personal cualificado como el que compone nuestra plantilla es posible detener la enfermedad, es posible dejar de consumir y hacer que la vida merezca la pena.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

12 + 2 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30