El consumo de cocaína entre altos ejecutivos puede ser un problema silencioso debido a que pueden pasar varios años hasta que se detecten las primeras complicaciones importantes.

La cocaína es una sustancia estimulante que genera adicción o dependencia con facilidad y que afecta al funcionamiento del cerebro, concretamente a una parte; el sistema dopaminérgico. Se obtiene de las hojas de coca, pero normalmente se mezcla con sustancias como la maicena, el talco o el azúcar, y con otras drogas adictivas o estimulantes.

El consumo de cocaína genera efectos inmediatos como euforia, aumento de energía, alerta mental, y además dificulta la conciliación del sueño, lo cual hace que la persona no sienta necesidad de dormir.

Algunas personas que consumen perciben que tienen capacidad para realizar con mayor eficacia diferentes tareas tanto físicas como mentales, pero ese consumo puede llegar a producir irritabilidad, comportamientos agresivos y falta de apetito, además de las complicaciones médicas que pueden ir asociadas.

El consumo de cocaína entre altos ejecutivos y empresarios es una de las principales asociaciones que se hacen con esta sustancia, además de su vinculación con determinados entornos lúdico-festivos. En este artículo nos centrarnos en las causas y consecuencias de este consumo entre los altos directivos.


Relación entre estrés y consumo de cocaína

El estrés se define como una reacción fisiológica del organismo, que puede ser adaptativa o desadaptativa, en función de la percepción que tenga la persona sobre los recursos que tiene para afrontar esa situación.

El estrés aparece cuando debemos afrontar una situación que requiere cierto grado de exigencia, por lo que si el individuo cuenta con los recursos para poder afrontarlo, el estrés será positivo y le ayudará a adaptarse y a funcionar con mayor eficacia.

Sin embargo, cuando el individuo considera que no cuenta con las herramientas suficientes para poder afrontar la situación, se genera una desestabilización emocional, que da lugar a ansiedad, frustración, etc. Este tipo de estrés es negativo y no ayuda al individuo a funcionar y adaptarse adecuadamente.

En esta situación de estrés elevado es cuando algunas personas pueden iniciar el consumo de sustancias o la realización de una conducta compulsiva, como vía de escape y como medio para gestionar estas emociones negativas provocadas por el estrés.

En el caso del estrés en el entorno laboral puede venir desencadenado por diversos factores, entre los que podrían incluirse las condiciones del propio trabajo (ergonomía), los diferentes turnos, la sobrecarga, la exposición a riesgos, el afrontamiento de conflictos o la inseguridad en el puesto, entre otros.


Consumo de cocaína entre altos ejecutivos

El trabajo es un entorno en el que las personas se pasan gran parte del tiempo de su día a día, sobre todo aquellos trabajos donde existe un alto grado de responsabilidad. Además, el trabajo es el medio por el que las personas obtienen sus recursos económicos y pueden mantener el nivel de vida que les permita su remuneración.

En el caso de personas con puestos de trabajo de mucha responsabilidad, presión y dedicación, el estrés y la exigencia a la que se ven expuestos es elevado. En estos contextos laborales puede darse el consumo de cocaína entre altos ejecutivos, que hoy en día es un tópico bien conocido.

Estas personas son altamente eficientes, con un estilo de vida muy dependiente de la responsabilidad, pudiendo llegar a recurrir a la cocaína debido a que esta sustancia ejerce una función liberadora y energizante que les sirve para mantener el ritmo.

El cumplimiento de objetivos con un nivel de eficacia óptimo hace que tengan que pasar mucho tiempo volcados en el trabajo, por lo que consumen cocaína para alargar sus jornadas y conservar el mismo rendimiento durante todas las horas que están trabajando, evitando el cansancio o el descenso en su desempeño.

El consumo de cocaína genera en un primer momento un aumento de la energía y del estado de alerta mental, perfecto para el alto rendimiento laboral. Además, la persona siente que mejora su capacidad para planificar y tomar decisiones, así como un incremento en su capacidad creativa.

Sin embargo, el consumo de cocaína entre altos ejecutivos puede ser un problema clínico silencioso, debido a que con frecuencia tardan varios años en comenzar a plantearse que pueden tener complicaciones, ya que consideran que tienen el consumo controlado, mejora las capacidades y funciones cognitivas, y no muestran síntomas físicos.

Consumo cocaína entre altos directivos | Imagen: Cristian Newman


¿Cómo afecta el consumo de cocaína asociado al ámbito laboral?

Al principio el consumo puede ser una fuente de bienestar para el individuo, tanto por hacerle sentir bien como por la eficacia que experimenta en su entorno laboral. Sin embargo, existe una parte negativa y es que la cocaína es una sustancia psicoactiva que afecta el funcionamiento del Sistema Nervioso y modifica el funcionamiento del cerebro.

Además, el individuo utiliza el consumo para evadirse, para manejar ciertas emociones, para sentirse más enérgico, etc. Por lo que puede desarrollar una dependencia o una adicción con mayor facilidad de la que percibe.

Las consecuencias negativas ocasionadas por el consumo de cocaína entre altos ejecutivos son más difíciles de observar a corto plazo, aunque de manera paulatina comenzarán a aparecer en las diferentes áreas de sus vidas. La pérdida de control se hará cada vez más evidente, así como la dificultad para detener el consumo de manera permanente.

El consumo de cocaína a lo largo del tiempo da lugar a mayor irritabilidad e inquietud, y en algunos casos incluso puede provocar sintomatología de carácter psicótico, en la que se pierde el sentido de la realidad. Y, aunque los efectos a nivel físico a largo plazo varían dependiendo de cada caso, la cocaína puede provocar pérdida del olfato, hemorragias nasales, problemas al tragar o ronquera, entre otros.


Tratamiento para la adicción a la cocaína

En Centro Acción contamos con un equipo multidisciplinar de profesionales especializados en el tratamiento de la adicción a la cocaína, que trabaja de manera integral para lograr la abstinencia del paciente a largo plazo, así como desarrollar sus potencialidades sin la necesidad de consumir la sustancia.

Los profesionales de Centro Acción valoran cada caso de manera individualizada y orientan el tratamiento en función de tu problemática y tus necesidades.

Te invitamos a compartir este artículo para que otras personas conozcan mejor el problema del consumo de cocaína entre altos ejecutivos.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

2 + 3 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30