En este post te explicamos cómo construir relaciones saludables durante el proceso de recuperación de una adicción, eliminando las malas influencias y favoreciendo los vínculos positivos.

La recuperación de una adicción es un proceso profundamente personal y transformador que implica mucho más que simplemente abstenerse de sustancias o conductas adictivas. De hecho, uno de los aspectos fundamentales lo constituye la revisión y reestructuración de las relaciones personales, ya que las adicciones suelen empujar a las personas hacia relaciones tóxicas, al mismo tiempo que deterioran o incluso destruyen los lazos con los seres queridos.

Es por ello que en el tratamiento de adicciones debemos trabajar el aspecto social desde distintas perspectivas. Por un lado, es necesario identificar y evitar las relaciones que son perjudiciales o que representan una amenaza, mientras que, por otro lado, se trata de fortalecer y reparar los vínculos con la pareja, los familiares y amigos, a la vez que se ofrecen estrategias para construir nuevas relaciones y amistades, fomentando la creación de un círculo social que apoye la recuperación.

Así, a lo largo de este artículo vamos a ver los puntos clave a la hora de construir relaciones saludables durante el proceso de recuperación de una adicción.

Eliminar las relaciones tóxicas

En la recuperación de las adicciones, desvincularse de las personas tóxicas es un paso fundamental. Con este término nos referimos a aquellas relaciones que favorecen una dinámica que perpetúa la adicción, como el consumo compartido de sustancias o comportamientos que te alejan del cambio y la mejora personal.

Al eliminar las influencias negativas, se crea un entorno más seguro para la recuperación, permitiendo que la persona se enfoque en su crecimiento personal sin las barreras que estas relaciones tóxicas pueden imponer. A continuación, indicamos algunas de las estrategias que se pueden utilizar para poner fin a las relaciones tóxicas:

Planificar la conversación

Antes de abordar una conversación difícil, es bueno planificar tanto el contenido como el contexto en el que se va a desarrollar, considerando igualmente las mejores formas de expresar los pensamientos y los sentimientos sin ofender ni provocar peleas innecesarias, y eligiendo el lugar y el momento adecuados para hablar. De hecho, en este sentido se recomienda optar por un ambiente tranquilo que facilite una comunicación abierta y sincera.

Además, escribir de antemano los principales elementos que se desean abordar ayuda a organizar las ideas y a asegurar que no olvidamos ningún tema importante.

Finalmente, también puede ser muy útil practicar las frases o puntos clave frente a un espejo o con alguien de confianza, lo que dará mayor seguridad y permitirá ajustar el tono y los gestos para transmitir los mensajes de manera efectiva.

Ser clar@ y direct@ durante la comunicación

Es fundamental ser direct@ a la hora de comunicar las decisiones, garantizando que el mensaje que se quiere transmitir sea claro y sin ambigüedades. Para ello debe utilizarse un lenguaje que no deje espacio a interpretaciones erróneas ni falsas esperanzas.

Por ejemplo, podría expresarse de la siguiente manera: «He tomado algunas decisiones importantes sobre mi bienestar y recuperación, lo que incluye evaluar las relaciones en mi vida. Necesito hacer cambios para proteger mi salud física y mental.»

Ser clar@s y direct@s reduce la posibilidad de malentendidos y establece una base sólida para futuras relaciones, basada en la honestidad y la transparencia.

Establecer límites firmes

Para terminar una relación tóxica es clave establecer límites sólidos y, llegado el caso, dejárselos claro a la persona implicada, comunicándoselo de manera explícita si fuera necesario. Podríamos decir: «Para cuidar de mi salud, he decidido que necesitamos reducir nuestra relación. Voy a limitar nuestro contacto a lo esencial o, si fuera necesario, dejar de responder mensajes y llamadas.»

Asimismo, si la situación lo requiere, se pueden llegar a tomar medidas más drásticas, como bloquear números de teléfono o cuentas en redes sociales, con el objetivo de proteger el espacio personal.

Cuidar de uno mismo

Cuando se toma una decisión tan difícil y con tanta carga emocional, cuidar de uno mismo es uno de los aspectos más importante, para lo que suele ser muy beneficioso planificar actividades que alimenten el bienestar físico y mental.

Es necesario escuchar al cuerpo y a la mente y proporcionarles lo que nos demandan, pudiendo ser algo tan sencillo como leer un libro, practicar yoga, o simplemente pasar tiempo en la naturaleza. Estas actividades no sólo ayudan a relajarse y recuperarse, sino también a favorecer y fortalecer el cambio hacia un estilo de vida saludable.

Buscar apoyo en las personas que nos quieren bien y se mantienen a nuestro lado

No se debe subestimar la importancia que tiene contar con el apoyo de los seres queridos que siguen a nuestro lado (a pesar de todo). Hablar con amigos de confianza o familiares sobre los planes para acabar con esa relación tóxica y explicarles lo que se pretende lograr, puede ofrecer otro punto de vista a tener en cuenta, además de un apoyo emocional especialmente valioso durante todo el proceso. Hacerlo sol@ es muy difícil y en muchas ocasiones las personas adictas destruyen las relaciones más valiosas, necesitando de terapia para recuperarlas.

Es clave eliminar las relaciones tóxicas que favorecen una dinámica que perpetúa la adicción.

Acudir a un especialista en el tratamiento de adicciones

Por supuesto, en el momento que se detecta un problema de adicción, se debe acudir a un experto en adicciones, quien establecerá un tratamiento y valorará los pasos a seguir para desprenderse de las relaciones tóxicas. Como hemos dicho antes, hacerlo sin los seres queridos es muy difícil, pero lo es aún más sin la ayuda de un profesional.

Fortalecer y recuperar (cuando sea posible) las relaciones con la pareja, los familiares y amigos

Como hemos mencionado anteriormente, es muy habitual que las relaciones con los seres queridos se deterioren, o incluso se pierdan, debido a todas las consecuencias que la adicción trae consigo, lo que además suele exacerbar los problemas de adicción, aumentando los sentimientos de soledad, vergüenza y culpa.

Es por ello que el proceso de tratamiento también implica un trabajo para sanar, fortalecer y recuperar, en la medida de lo posible, los vínculos perdidos con las personas que más importan, algo que resulta especialmente motivador y favorece la recuperación.

Así, algunas de las recomendaciones que suelen ayudar a reconstruir la confianza y retomar relaciones saludables con la pareja, familiares y amigos durante el proceso de recuperación de una adicción, son las siguientes:

Reconocer el pasado

Uno de los primeros pasos hacia la reconciliación es el de reconocer el daño que se ha causado. Esto podría implicar mantener conversaciones en las que se expresen abiertamente los errores que se han cometido y el impacto que éstos tuvieron en los seres queridos, siendo fundamental abordar estos temas con sinceridad y vulnerabilidad, en un ambiente seguro, en el que ambas partes se sientan cómodas compartiendo sus sentimientos sin temor a ser juzgadas o criticadas.

Todo ello contribuye a establecer un tono de apertura y honestidad, en el que reconocer los errores del pasado no sólo representa un acto de integridad, sino que también supone un paso adelante hacia el entendimiento mutuo y la recuperación de la adicción.

Pedir perdón

En línea con el punto anterior, al admitir los errores del pasado, se debe pedir perdón con sinceridad, siendo importante identificar y detallar los hechos que dañaron a la otra persona, reconociendo la responsabilidad, dejando claro que se comprende la gravedad de los hechos y mostrando un arrepentimiento específico por cada acción.

Reconocer el pasado y pedir disculpas establece la base para reconstruir las relaciones, abriendo la puerta a la reconciliación y recuperando y fortaleciendo los vínculos perdidos, al mismo tiempo que constituye una herramienta de crecimiento personal muy favorable para el tratamiento de la adicción.

Escuchar activamente

Además de reconocer las consecuencias de la adicción en la relación y expresar las disculpas, es esencial dar espacio para que la otra persona comparta cómo se siente y cómo se sintió. Escuchar activamente no solo muestra respeto por sus sentimientos, sino que también es fundamental para entender por completo el impacto que han tenido nuestras acciones en ella.

Igualmente, escuchar de manera activa implica valorar sus emociones y responder de forma que refleje comprensión y empatía, lo que ayuda significativamente a restaurar la confianza y a fomentar un diálogo abierto y sincero.

Comprometerse a realizar cambios graduales, reales y realistas

Las palabras deben acompañarse de acciones que demuestren el verdadero compromiso con la persona que queremos. No basta con prometer cambios, siendo necesario ofrecer progresos reales y consistentes en el comportamiento.

Dicho compromiso puede manifestarse simplemente en pequeñas acciones diarias que muestren determinación y responsabilidad. Además, es importante establecer metas realistas y alcanzables que refuercen la relación y el proceso de recuperación.

Establecer nuevos límites y expectativas

Es de vital importancia acordar nuevos límites y expectativas en la relación. Esto no sólo ayuda a entender y respetar el espacio del otro, sino que también establece un marco claro para la interacción que puede prevenir malentendidos y conflictos futuros.

Los nuevos límites y expectativas deben ser diseñados para apoyar la recuperación y el crecimiento personal de todos los implicados, facilitando así una relación más saludable y equilibrada. Este paso es esencial para asegurar que ambas partes se sientan seguras y valoradas a medida que trabajan juntas para reconstruir la relación.

Involucrar a los seres queridos en el tratamiento de la adicción

Si es apropiado y con el consentimiento de los seres queridos, involucrarlos en sesiones de terapia o reuniones de grupos de apoyo puede ser muy beneficioso, algo que de hecho es una parte importante del tratamiento de las adicciones.

Los seres queridos y la relación con ellos son una parte importante del tratamiento de las adicciones.

Esto les permite entender mejor la naturaleza de la adicción y el proceso de recuperación, y también les ofrece herramientas y estrategias para cuidar de ellos mismos y para apoyarte de manera efectiva.

Asimismo, la participación en el tratamiento puede fortalecer los lazos, aumentar la empatía y mejorar la comunicación general dentro de la relación, creando un entorno de apoyo más fuerte para todos.

Cómo establecer nuevas relaciones saludables que apoyen la recuperación

A medida que se va avanzando en el proceso de recuperación de una adicción, puede ser igualmente importante empezar a construir una nueva red de personas que refuercen y sostengan el progreso personal logrado. Estas relaciones deben ser saludables, positivas y alineadas con el nuevo estilo de vida, basándose en el respeto mutuo, el apoyo y la honestidad. Por este motivo es importante seguir las recomendaciones como las que aquí proponemos:

Elegir entornos apropiados

Participar en actividades y grupos que promuevan un estilo de vida saludable y libre de sustancias es esencial para reforzar la recuperación y ampliar el círculo social de manera positiva. Opta por involucrarte en entornos como grupos de apoyo, clubes deportivos, clases de arte o iniciativas de voluntariado, donde es más probable que encuentres a personas que no solo comparten tus valores, sino que también aspiran a mantener un estilo de vida saludable.

Estos entornos no solo te ofrecen la oportunidad de desarrollar nuevos hobbies y habilidades, sino que también proporcionan un espacio seguro para socializar y formar amistades con personas que tienen objetivos y prioridades similares. Al elegir activamente estos entornos, puedes evitar situaciones que podrían desencadenar comportamientos no deseados y, en su lugar, fomentar relaciones y experiencias que apoyen tu camino hacia una recuperación y un bienestar a largo plazo.

Ser un@ mism@

Cuando se construyen nuevas relaciones saludables durante el proceso de recuperación de una adicción, es importante ser honesto sobre el pasado y el compromiso con la recuperación.

Esto fomenta una atmósfera de apertura, transparencia y confianza, al mismo tiempo que permite establecer relaciones auténticas basadas en la verdad y la aceptación mutua y favorece el entendimiento y la creación de una relación de apoyo y respeto.

Acercarse a personas con cualidades beneficiosas para la recuperación

Puede ser muy efectivo rodearse de personas que no solo posean cualidades que admires, como la responsabilidad o la empatía, sino que también demuestren un compromiso activo con sus propios objetivos personales y profesionales. Establecer vínculos con quienes reflejen los valores que aspiras a alcanzar puede reforzar tu propio camino hacia la recuperación y el crecimiento personal.

Estas relaciones ofrecen oportunidades para aprender y adaptarse a nuevos comportamientos y actitudes saludables que pueden transformar (para bien) el día a día.

Además, la compañía de personas positivas y motivadoras puede aumentar tu propia energía, inspirándote y animándote a perseguir tus metas con optimismo.

Tener paciencia y ser prudente

Desarrollar nuevas relaciones requiere dar tiempo al tiempo, conociendo a las personas y permitiendo que la confianza y el respeto mutuo se vayan fortaleciendo poco a poco de manera natural. Es clave ser cauteloso y analizar cómo estas personas afectan a la recuperación y al bienestar general, lo que permite evaluar adecuadamente si estas relaciones son realmente beneficiosas y sustentables a largo plazo.

Ser paciente y prudente es clave para proteger la estabilidad emocional y el progreso personal, sin poner en peligro el proceso de recuperación, y ayuda a invertir energía en aquellas relaciones que son verdaderamente recíprocas y enriquecedoras, fomentando un entorno de apoyo sólido, seguro y de confianza.

En el proceso de recuperación de una adicción deben construirse nuevas relaciones en entornos favorables, con personas que apoyen un estilo de vida saludable.

Conclusiones acerca de cómo construir relaciones saludables durante el proceso de recuperación de una adicción

A lo largo de este artículo hemos visto la importancia de cuidar el aspecto social en el tratamiento de las adicciones, ofreciendo para ello algunas de las estrategias que suelen ayudar. Eliminar las influencias negativas, cultivar vínculos más fuertes con amigos y familiares, y forjar nuevas amistades saludables son pasos fundamentales que contribuyen a crear un entorno consistente de recuperación, aumentando significativamente las posibilidades de éxito a largo plazo.

Para ello lo primero es buscar ayuda profesional, ya que todo lo mencionado anteriormente no puede lograrlo un adicto por su cuenta. Es necesario que un experto en adicciones evalúe cada caso y establezca un tratamiento, orientando y guiando al paciente y sus seres queridos paso a paso hacia una vida social plena, saludable y satisfactoria.

Te invitamos a compartir este post sobre cómo construir relaciones saludables durante el proceso de recuperación de una adicción con aquellas personas a las que les pueda ser de utilidad.

Referencias y autoría del contenido

El contenido de esta entrada ha sido elaborado por el equipo de profesionales del Centro Acción manteniendo nuestro compromiso con la calidad, rigurosidad , veracidad y actualización de la información proporcionada en este sitio web.

Referencias

1. Brousseau NM, Karpyn A, Laurenceau JP, Farmer HR, Kelly JF, Hill EC, Earnshaw VA. The Impacts of Social Support and Relationship Characteristics on Commitment to Sobriety Among People in Opioid Use Disorder Recovery. J Stud Alcohol Drugs. 2022 Sep;83(5):646-652. doi: 10.15288/jsad.21-00225. PMID: 36136434; PMCID: PMC9523758.

2. Pettersen H, Landheim A, Skeie I, Biong S, Brodahl M, Oute J, Davidson L. How Social Relationships Influence Substance Use Disorder Recovery: A Collaborative Narrative Study. Subst Abuse. 2019 Mar 9;13:1178221819833379. doi: 10.1177/1178221819833379. PMID: 30886519; PMCID: PMC6410387.

3. Brooks AT, Lòpez MM, Ranucci A, Krumlauf M, Wallen GR. A Qualitative Exploration of Social Support during Treatment for Severe Alcohol Use Disorder and Recovery. Addict Behav Rep. 2017 Dec;6:76-82. doi: 10.1016/j.abrep.2017.08.002. Epub 2017 Dec 17. PMID: 29430516; PMCID: PMC5800591.

4. Buchanan AS, Latkin CA. Drug use in the social networks of heroin and cocaine users before and after drug cessation. Drug Alcohol Depend. 2008 Aug 1;96(3):286-9. doi: 10.1016/j.drugalcdep.2008.03.008. Epub 2008 May 2. PMID: 18455887; PMCID: PMC2519896.

5. Brown S, Jun MK, Min MO, Tracy EM. Impact of Dual Disorders, Trauma, and Social Support on Quality of Life Among Women in Treatment for Substance Dependence. J Dual Diagn. 2013 Jan 1;9(1):61-71. doi: 10.1080/15504263.2012.750147. Epub 2012 Nov 27. PMID: 23543844; PMCID: PMC3608525.

6. Berkman LF, Glass T, Brissette I, Seeman TE. From social integration to health: Durkheim in the new millennium. Soc Sci Med. 2000 Sep;51(6):843-57. doi: 10.1016/s0277-9536(00)00065-4. PMID: 10972429.

7. Dobkin PL, De CM, Paraherakis A, Gill K. The role of functional social support in treatment retention and outcomes among outpatient adult substance abusers. Addiction. 2002 Mar;97(3):347-56. doi: 10.1046/j.1360-0443.2002.00083.x. PMID: 11964111.

8. Bohnert AS, German D, Knowlton AR, Latkin CA. Friendship networks of inner-city adults: a latent class analysis and multi-level regression of supporter types and the association of supporter latent class membership with supporter and recipient drug use. Drug Alcohol Depend. 2010 Mar 1;107(2-3):134-40. doi: 10.1016/j.drugalcdep.2009.09.012. Epub 2009 Nov 24. PMID: 19939586; PMCID: PMC2822006.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

3 + 7 =

De lunes a  jueves: 10:00 - 13:30 / 16:30 - 21:00
viernes de 10:00 - 17:30

Contacto Móvil