Las rebajas fomentan las compras compulsivas, siendo una fuente de riesgos y problemas tanto en los adictos a las compras como en personas que tienen propensión a tener esta adicción.

Durante la época navideña se incrementa el llamado “consumismo”, las compras en exceso forman parte de la población general, ya sea alimentación, ropa, perfumes, u otro tipo de elementos de regalo.

Son fechas en las que existe mayor número de ocasiones y eventos propicios para regalar a los demás, ya sea a familiares, amigos, parejas, etc. Días como Papá Noel, Reyes, o “amigo invisible” incentivan en mayor medida las compras y a salir en busca de diferentes artículos para regalar.

Además, al finalizar el periodo navideño comienzan las rebajas y las ofertas, por lo que además de los regalos navideños, es posible que nos planteemos adquirir más productos dado que su precio es menor al habitual y eso, sin duda, atrae a la compra y conlleva los riesgos propios de las compras compulsivas en rebajas.

Evidentemente, para aquellas personas que no tienen un problema de control de impulsos no supone un problema más allá que un exceso en sus gastos habituales, de ahí la llamada “cuesta de Enero”; sin embargo, para aquellos que tienen una dependencia o adicción a las compras, son días complicados que pueden dar lugar a recaídas cuando están abstinentes o a un incremento del consumo cuando la adicción está presente.

¿Por qué hay un mayor riesgo de compras compulsivas en rebajas?

Las compras forman parte de nuestro día a día, y necesitamos adquirir ciertos productos, sobre todo aquellos relacionados con la alimentación, la higiene, nuestro cuidado, etc. Sin embargo, existen muchos productos que se compran y no se necesitan, y que también se adquieren a lo largo del año, pero durante estas fechas la estimulación para hacer esto es mucho mayor.

Primeramente, es importante tener en cuenta que existen numerosas campañas publicitarias de todo tipo de artículos de belleza, moda, salud y bienestar, joyas, etc. Estas campañas incitan en gran medida a las compras puesto que muchos de estos anuncios hacen que percibas que con ese producto tu vida será mejor.

Por otro lado, la llegada de las rebajas y las ofertas en los productos al finalizar la Navidad incentivan nuevamente a la realización de compras, por lo que sin duda una persona con un problema de adicción a las compras, o tendencia a tenerlo, experimenta mayor dificultad, puesto que estas estrategias comerciales estimulan la compra sin control.

¿Soy compradora compulsiva o me estoy dejando llevar por estas fechas?

Como se ha expuesto previamente, esta estimulación tan asidua con campañas publicitarias, rebajas y ofertas en los precios hacen que cualquier persona, sea adicta o no, compre más. El hecho de ver precios menores en productos que previamente se habían visto incita a adquirirlos, y no es un problema cuando existe la capacidad en la persona de controlar esas compras y los gastos.

Las realización de compras compulsivas o adicción a las compras, como cualquier otra adicción, consiste en que la persona no puede parar de comprar a pesar de las consecuencias negativas que esto conlleva.

Este tipo de compras produce un deterioro en todas las áreas importantes de la vida de la persona (familiar, social, laboral, personal), pero el más llamativo suele ser a nivel económico, ya que la persona no realiza los pagos obligatorios pertinentes, tiene deudas, pide créditos, etc.

Riesgos de las compras compulsivas en rebajas

Compras compulsivas en rebajas: ¿cómo actúa el cerebro?

A nivel cerebral, comprar es más que el hecho del intercambio de productos, son las horas que se dedican a las compras, la búsqueda de la mejor oferta, imaginar el beneficio y la sensación de placer por la compra realizada. Todos estos factores hacen que se active el sistema dopaminérgico y se repita la conducta.

Cuando el cerebro interpreta que el producto es adecuado en calidad / precio, o atractivo, las emociones influyen directamente sobre la conducta y lleva al proceso de realizar la compra, sin diferencias en el tipo de producto que sea.

Además, este sistema se activa aún más cuando percibe que los productos están rebajados y percibe las ofertas. Las promociones y descuentos generan más placer, ya que la valoración que realiza el cerebro es más favorable hacia la compra de un producto rebajado, aumentando la probabilidad de adquirirlo y de repetir esta conducta en futuras ocasiones.

Sin embargo, cuando el cerebro juzga que algún producto no es adecuado en cuanto a precio o cualquier otra característica, se activan otras áreas del cerebro como la corteza prefrontal, encargada de la toma de decisiones y del análisis de riesgos y ganancias. Esta área, en condiciones normales, es la encargada de valorar y frenar la conducta de compra cuando la persona valora o decide que no va a obtener beneficio alguno con esa compra, no siendo así en una persona adicta a las compras.

¿Qué aspectos se pueden observar en personas adictas a las compras durante las rebajas?

Una persona adicta en rebajas, específicamente, y en su día a día, en general, tiene pensamientos recurrentes relacionados con comprar cosas y no puede detener el impulso por comprar, es decir, existe una pérdida de control en cuanto a la cantidad de productos comprados y del tiempo que emplea comprando.

La adicción va acompañada de ciertas actitudes que aumentan la probabilidad de comprar (potenciándose en rebajas), como la justificación de las compras, la manipulación del entorno, recurriendo a las mentiras para poder continuar con su conducta.

Se generan estados de ansiedad antes de realizar las compras que disminuyen con el desarrollo de la conducta, dando lugar posteriormente a sentimientos de culpa, vergüenza, tristeza y engaños acerca de las compras realizadas.

Además, las compras se utilizan como una forma de evasión, para reforzar su autoestima, como medio de canalización emocional o de situaciones que la persona no sabe manejar adecuadamente.

Un comprador compulsivo experimentará frecuentes impulsos por comprar buscando obtener un placer que ya no será igual al del principio, entrará en un bucle de compras sin satisfacción con mucha dificultad de detenerlo por su propia voluntad.

¿Qué hacer si creo que yo o un familiar es comprador compulsivo?

Durante esta época de rebajas las compras son habituales, pero como ya se ha indicado a lo largo del artículo existen ciertas señales que resultan llamativas cuando se trata de compras compulsivas en rebajas. Las adicciones sin sustancia, como son las compras compulsivas, se tratan como cualquier otra adicción, y requiere de un tratamiento para que la persona pueda detener el impulso por comprar.

Sobre todo, en estas fechas, donde un comportamiento adictivo con las compras puede hacerse más evidente, es importante no quitarle relevancia y normalizar la conducta a través del “todo el mundo compra en rebajas”. Es importante valorar si realmente se trata de compras habituales en rebajas o de compras compulsivas en rebajas, y esto sin duda lo marcan las consecuencias.

En Centro Acción contamos con un equipo experto en el tratamiento de la adicción a las compras. El objetivo del tratamiento es que la persona detenga su impulso por comprar y se normalice su conducta en cuanto a la realización de compras, viviendo una vida satisfactoria sin la necesidad de comprar sin límite.

Te invitamos a compartir este artículo para que otras personas conozcan los riesgos de las compras compulsivas en rebajas.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

3 + 1 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30