TIPOS DE TERAPIA

TRATAMIENTOS ADAPTADOS A CADA PACIENTE

¿Cómo abordamos el tratamiento?

Los psicólogos de Centro Acción basamos nuestro abordaje terapéutico en la corriente cognitivo conductual, que es un modelo integrador donde se trabaja de forma conjunta, conductas, pensamientos y emociones para descubrir qué cambios necesitamos para recuperar el equilibrio psico-emocional, aunque dependiendo de cada cliente aúnanos otro tipo de corrientes más humanistas como y o de tercera generación (mindfulness, Psicoterapia asistida por equinos, psicoterapia cognitivo breve etc).

Las terapias pueden ser de forma presencial o por plataforma digital on line, según las necesidades de cada persona, pudiendo realizarse de manera individual, en grupo o en pareja según requiera cada caso concreto.

Tipos de terapia según necesidades de paciente

La terapia cognitivo conductual es el tipo de terapia psicológica considerada más eficaz y validada científicamente para el tratamiento de diferentes trastornos psicológicos

Terapia cognitivo conductual

La terapia cognitivo conductual (TCC) es un tipo de orientación psicoterapéutica basada en el análisis del pensamiento, la emoción y la conducta de la persona ante determinada situación o dificultad de su vida. El objetivo es modificar la base de pensamiento de la persona, para así influir en la conducta y la emoción, y que el paciente cuente con herramientas de afrontamiento más adaptativas.

Eficaz frente a diferentes trastornos psicológicos

Se trata del tipo de terapia psicológica considerada más eficaz y validada científicamente para el tratamiento de diferentes trastornos psicológicos, especialmente los trastornos de ansiedad y depresión. Además de esto, se ha visto su eficacia en otros trastornos como:

• Trastornos de pánico

• Trastornos de la alimentación

• Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

• Trastorno bipolar

• Fobias

• Estrés

• Trastorno de estrés postraumático

• Problemas para dormir

• Trastorno dismórfico corporal

• Dolor persistente

• Problemas sexuales

• Dificultades en las relaciones interpersonales o de pareja

¿En qué consiste la terapia cognitivo contextual?

El pensamiento es el formato en el que interpretamos nuestra realidad, nuestro entorno, a nosotros mismos o a las personas con las que nos relacionamos. Por tanto, un funcionamiento inadecuado en nuestra manera de pensar o la presencia de determinadas creencias (por ejemplo, aprendidas durante la infancia) tiene una influencia directa sobre cómo vive esa persona, el malestar que va a sentir emocionalmente y cómo va a orientar su comportamiento.

Mediante la TCC, el paciente puede identificar y modificar los pensamientos/creencias disfuncionales que mantiene y que pueden estar ocasionando un malestar significativo en su día a día. El objetivo es que el paciente aprenda a pensar, sentir y comportarse de forma más adaptativa y mejore su funcionamiento cotidiano. Existe una interrelación entre el pensamiento, las emociones y la conducta, por lo que, si se produce el cambio en uno de esos niveles el resto se verá afectado.

A diferencia de otras terapias, la TCC se centra en dificultades del «aquí y ahora», no se centra en los problemas del pasado, sino que busca la mejora de las dificultades del momento presente. A pesar de que las experiencias pasadas son importantes en la construcción de muchos de los aprendizajes presentes, también es cierto que ese hecho pasado no se puede cambiar, pero sí la manifestación que está teniendo en este momento y el malestar que eso le puede generar a la persona.

La TCC desglosa problemas que son percibidos como complejos por el paciente en partes más pequeñas y sencillas de gestionar. A través de la terapia, el paciente puede ser consciente y analizar cada una de las partes de su problema, podrá ver que estas partes están relacionadas entre sí y que además todo ello afecta a su funcionamiento cotidiano. Esto permitirá al paciente afrontar con mayor facilidad un problema que a priori le resultaba complejo.

El paciente tiene un papel activo en el proceso terapéutico, ya que no sólo va a expresar su malestar, sino que además tendrá que poner en práctica las estrategias de cambio que se trabajen en cada terapia. Esto favorece que la persona vaya viendo su propia evolución y se beneficie de los cambios al aplicar lo aprendido mediante la terapia.

Equipo Especializado en terapia cognitivo contextual

En Centro Acción, contamos con un Equipo de Psicólogos Sanitarios que cuentan con formación en Terapia Cognitivo Conductual, y que estarán encantados de acompañarte en tu proceso de cambio, te ayudarán a identificar las dificultades de tu día a día, a resolverlas de manera más eficaz y a encontrar mayor bienestar emocional en tu vida.

Terapia cognitivo conductual

Mediante la terapia individual el paciente puede expresar sus dificultades, pensamientos o emociones

Terapia individual

La terapia individual es uno de los formatos de terapia psicológica más utilizado para tratar diferentes tipos de patologías o problemáticas que evidencia el paciente.

Mediante la terapia individual el paciente puede expresar sus dificultades, pensamientos o emociones, en un ambiente donde se ofrece confidencialidad, sin que esa persona se sienta juzgada, si no que por el contrario se sienta acompañada, escuchada y comprendida.

Habitualmente, una persona busca terapia individual cuando experimenta ansiedad en su vida diaria; sea por la razón que sea, estrés, depresión, incapacidad para aceptar una situación adversa, dificultades en las relaciones interpersonales, insatisfacción vital, entre otros.

Recupera el equilibrio emocional

A lo largo de la vida, se van desarrollando estrategias de afrontamiento emocional, ante las diferentes situaciones complejas que se van viviendo. Sin embargo, a veces los recursos con los que la persona cuenta no son suficientes, y el sufrimiento evidenciado requiere de una atención más especializada. Es en este momento en el que la terapia individual ayudará a la persona a aprender nuevas herramientas, y, por ende, a recuperar su equilibrio emocional, su serenidad y su felicidad.

Cambia la percepción de ti mismo y del mundo

Mediante la terapia individual, la persona va a explorar los problemas del momento presente y el posible origen que tienen. Existen casos en los que la persona ha vivido situaciones específicas que no han sido superadas correctamente, y que aun sigue existiendo una huella emocional que impacta en el presente, y, por otro lado, existen casos en los que los propios aprendizajes han condicionado el desarrollo emocional de la persona. En cualquier caso, es probable que la persona no tenga un funcionamiento adecuado y será necesario que a través de la terapia la persona pueda cambiar su manera de verse a sí misma, su percepción de la realidad, o incluso reinterpretar su propia historia.

Mediante la terapia individual la persona puede cambiar la visión de si mismo y del mundo, permitiendo la cura de las huellas dolorosas del pasado y favoreciendo un presente con mayor bienestar y calidad de vida.

Este cambio en la percepción del individuo que se lleva a cabo a través de la terapia individual hace que la persona pueda generar respuestas diferentes ante una misma situación, aumentando la flexibilidad de la persona, así como su autoconocimiento y aceptación de sí mismo.

Terapia individual

La terapia de grupo es una de las herramientas psicoterapéuticas más eficaz utilizadas para el tratamiento de diversas problemáticas

Terapia de grupo

La terapia de grupo es una de las herramientas psicoterapéuticas más eficaz utilizadas para el tratamiento de diversas problemáticas como ansiedad, depresión, dificultades en las relaciones sociales, traumas, duelos, adicciones, problemas de pareja, dificultades emocionales, manejo del estrés o para abordar el impacto producido por enfermedades crónicas o de gravedad.

¿En qué consiste la terapia de grupo?

Es importante hacer una breve descripción de lo que es una terapia de grupo, pues quizá cuando se habla de psicoterapia existe un pensamiento mayoritario sobre el formato de terapia individual, para el tratamiento de los problemas psicológicos.
De la misma manera que ocurre mediante la terapia individual, el objetivo de la terapia grupal es que el paciente realice un cambio en su concepción de su propia realidad cognitiva, emocional, conductual, así como en la percepción de su situación y del mundo.

El formato de una terapia de grupo es diferente, ya que el psicólogo tiene que dirigir la terapia con un grupo de varios pacientes (en lugar de con un único paciente) que presentan una sintomatología o una problemática similar.

El hecho de estar con más personas en la terapia puede generar cierta reticencia en un primer momento, aunque la realidad, es que todas las personas que conforman ese grupo tienen el mismo objetivo, realizar un cambio que les permita tener una vida mejor. Es importante, hacer referencia a algunas ideas erróneas que pueden aparecer a la hora de plantearse realizar terapia de grupo:

– Las terapias de grupo no son terapias de psicoeducación, ya que en estas últimas se aportan conocimientos más bien teóricos sobre alguna temática en cuestión.

– Las terapias de grupo son terapias donde otras personas expresan sus dificultades, pero siempre este proceso de intervención de cada miembro del grupo estará guiado por un psicólogo, quien dirigirá la terapia buscando un objetivo terapéutico común. No son los miembros del grupo quienes guían la terapia, si no el profesional.

– Otro elemento importante que puede surgir cuando se realiza terapia de grupo es el miedo a perder la intimidad o la confidencialidad. Es importante no perder de vista que cualquiera de los participantes se encuentra en la misma situación que presentas tú, que mantiene el mismo sufrimiento y los mismos miedos, por lo que se establece una relación terapéutica entre los miembros del grupo al igual que se establece con el psicólogo.

¿Por qué la terapia de grupo aporta grandes beneficios?

Es habitual pensar que la terapia individual tiene mayor impacto que la terapia grupal debido a que el paciente encuentra un espacio unipersonal para expresar sus dificultades, y en la terapia de grupo este espacio y este tiempo es compartido.

También puede resultar habitual pensar que otras personas no pueden aportarme nada ante mi problema.

Sin embargo, mediante la terapia grupal se obtienen grandes beneficios que no reporta estar únicamente con un profesional en terapia individual.

Se puede comenzar por un elemento muy importante, que es la identificación del paciente con el resto de los miembros del grupo. Cuando una persona presenta una problemática en su vida, muchas veces tendemos a pensar que esto es algo que “solo nos pasa a nosotros”. Sin embargo, al iniciar tratamiento en terapia grupal podrá observa que ese sufrimiento y ese malestar también lo viven otras personas, generando cierto alivio e incluso mitiga sentimientos de culpa o vergüenza que pueden estar presentes.

Cuando, además, a este grupo asisten personas que están en un momento del proceso más avanzado, el nuevo miembro puede comenzar a experimentar no sólo sensación de identificación, también sentimientos de esperanza y motivación al cambio, pues podrá observar la mejora en sus compañeros a través de la terapia.

A diferencia de la terapia individual, mediante la terapia de grupo, el paciente tiene un espacio más reducido para hablar de su propia problemática. Este elemento puede parecer contraproducente, sin embargo, resulta muy beneficioso. Cuando mantenemos un sufrimiento, es importante que aprendamos a salir de nosotros mismos y de nuestro propio pensamiento, ya que muchas veces se mantiene en bucle y hace que se genere mayor malestar en la persona. El grupo fomenta la escucha activa y eso favorecerá que la persona salga de su propia rumiación. Acompañando a esta escucha, se ponen de manifiesto elementos emocionales y relacionales como la empatía, la gratitud, la generosidad, la comunicación asertiva, o el apoyo a otra persona que vive la misma situación.

Además, permite al paciente sentirse comprendido, acompañado y experimentar emociones positivas al establecer una conexión emocional con otras personas que también ven la vida desde el mismo punto en ese momento.

Otro de los beneficios de la terapia de grupo, es que el paciente puede conseguir un autoconocimiento mucho más profundo de sí mismo, ya que es más sencillo ver en los demás los defectos, las dificultades, los miedos, las dudas, que en nosotros mismos. Por ello, cuando vemos en personas similares a nosotros ciertos elementos emocionales o dificultades, es mucho más fácil admitirlo en nosotros y poder cambiarlo. En una terapia individual es más complejo hacer ver al paciente estas dificultades, pues pueden aparecer defensas y bloqueos con mayor facilidad que en una terapia de grupo.

Sin duda, la terapia de grupo reporta beneficios que no tiene la terapia individual y fomenta emociones que tampoco están presentes a nivel individual. En la búsqueda de la mejora de la vida del paciente, la terapia de grupo es un facilitador no sólo en referencia a la problemática de base si no a su cambio en la manera de vivir.

Los pacientes que realizan terapia de grupo habitualmente manifiestan beneficios como sentimiento de gratitud, mayor flexibilidad y tolerancia, desarrollo de la empatía, mejora de la escucha, mayor capacidad para comprenderse a sí mismos o mejora en su gestión emocional y en su bienestar psicológico.

Profesionales expertos en terapia de grupo

En Centro Acción contamos con terapias de grupo dirigidas por profesionales experimentados en este formato de psicoterapia. Nuestra experiencia indica que la recuperación de los pacientes mediante terapia de grupo resulta muy significativa y no sólo conseguimos que el paciente realice cambios, si no que su forma de verse a sí mismo y de ver su realidad se transforme positivamente.

No dudes en llamar para pedir información, te daremos todos los detalles que necesitas para mejorar tu vida.

Terapia de Grupo

Una relación debe estar basada en una buena comunicación, el respeto y la confianza

Terapia de pareja

Las relaciones de pareja son uno de los elementos centrales del ser humano, pero sin duda, suponen uno de los tipos de relación que mayor complejidad implica.

Durante las primeras etapas de una relación de pareja, el enamoramiento es el elemento principal, nos resulta difícil observar defectos en el otro, las “mariposas” llenan todo ese espacio. Aparecen emociones como ilusión, bienestar psicológico o euforia. Este es el resultado del funcionamiento neuroquímico de nuestro cerebro, segregamos mayores niveles de dopamina.

Otro de los elementos principales en esta etapa es la novedad; los planes, las conversaciones, la propia persona resultan novedosa y sin duda, esto es algo que atrae a nuestro cerebro.

Sin embargo, tanto la química cerebral, como esa sensación de descubrimiento pasan a un segundo plano pasados unos meses, toda esa euforia se va calmando y esa persona que en un principio era “novedad” pasa a formar parte del día a día con cierta normalidad.

Es en este punto donde se comienza a observar ciertos defectos en la otra persona y se requiere de una comunicación más profunda para afrontar las dificultades que pueden aparecer en la relación. La rutina diaria, los problemas individuales de cada miembro de la pareja o las diferencias que puedan surgir entre ambos puede ir erosionando progresivamente la relación, y generando cierta distancia emocional que, siendo resoluble, en muchos casos puede acabar en una ruptura.

¿Cuándo debo plantearme ir a terapia de pareja?

Siguiendo con lo anteriormente expuesto, puede existir un punto en las relaciones de pareja en el que la comunicación se vuelve complicada, las diferencias entre ambas partes de la pareja son continuas y resulta difícil la convivencia. En este caso la terapia de pareja puede favorecer una mejor comunicación, acercando a los miembros de la pareja y permitiendo que la relación continúe de una forma más sana y con mayores fortalezas no sólo en ese momento, si no de cara al futuro.

Otro contexto en el que puede aparecer la necesidad de la realización de terapia de pareja es la presencia de dudas con respecto a lo que se siente emocionalmente hacia la otra persona. El paso del tiempo y la falta de cuidado de la relación puede dar lugar a este tipo de situaciones, que en muchos casos podría ser solucionado mediante una terapia de pareja.

Realmente, el objetivo de este tipo de intervención es que los miembros de la pareja puedan decidir de una manera consciente, y habiendo trabajado cada uno su parte, así como la propia relación, si desean o no continuar unidos o de lo contrario, consideran que es mejor para ambos finalizar esa relación.

En aquellos casos en los que se decide terminar con la relación, realizar terapia de pareja también puede resultar muy adecuado, pues sin duda, una ruptura es una situación dolorosa y difícil de afrontar, sean los motivos que sean lo que la ocasione, por lo que el acompañamiento de un profesional siempre resultará de ayuda y evitará posibles daños innecesarios.

Es de suma importancia valorar si existen menores implicados en la ruptura, pues este punto hace imprescindible que esa ruptura de pareja involucre el menor daño posible y sepan mantener la unión familiar a pesar de que la pareja no se mantenga.

¿Terapia de pareja ante una infidelidad?

La infidelidad es una de las situaciones más dolorosas que pueden aparecer en una relación de pareja. Aunque parezca controvertido, esta situación puede resultar muy dolorosa tanto para la persona que sufre la infidelidad como para quien la comete.

La infidelidad es uno de los motivos más importantes por los que puede finalizar una relación. Sin embargo, existen casos en los que esta conducta se lleva a cabo de manera impulsiva, siempre sujeto a ciertos elementos psicológicos de la persona que lo realiza y en las que aparece un arrepentimiento ante el hecho cometido.

En estos casos, es posible que ambos miembros de la pareja quieran intentar mejorar la situación y salvar la pareja. No obstante, se trata de un contexto que genera emociones muy intensas en ambos miembros de la pareja, como puede ser resentimiento, rabia, dolor, culpa, vergüenza, reproches, entre otros. Estos elementos emocionales van a dificultar que esta situación pueda ser resuelta sin ayuda profesional.

Será importante trabajar psicológicamente todas esas respuestas emocionales, establecer nuevas estrategias de comunicación dentro de la pareja, así como mejorar la confianza. De esta manera, una vez llegados al final del proceso, ambos podrán decidir si terminar o no con la relación, y en caso de no hacerlo, habrán construido una unión con nuevas herramientas que les permitirá fortalecer su relación y continuar con un bienestar psicológico en ambos miembros de la pareja y mantener una relación saludable.

¿Cómo podemos ayudarte en una crisis de pareja?

Tras todo lo expuesto hasta este punto, es importante señalar que las relaciones de pareja pasan por diferentes etapas, y de la misma manera que a lo largo de nuestra vida pasamos por momentos más complejos, en una pareja también ocurre.

Los propios acontecimientos que ocurren en la vida de cada uno, la presencia de hijos dentro de la relación, el estrés individual, el descuido de la relación, la falta de tiempo, entre otras muchas, pueden ser variables que afecten al buen funcionamiento de la relación.

Hay que tener en cuenta que cuando este vínculo se encuentra en un momento de crisis, existe la necesidad de ayuda, pues de lo contrario la distancia emocional, el aislamiento de ambos miembros de la pareja o los posibles conflictos manejados con una incorrecta comunicación pueden ser el caldo de cultivo perfecto para que la relación acabe.

En Centro Acción contamos con psicólogos expertos en terapia de pareja, estaremos encantados de acompañaros en un proceso de enriquecimiento individual y de pareja, os permitirá crecer y mejorar, tener una relación más saludable, tanto si es para continuar juntos como si fuera para tomar caminos diferentes. Es importante buscar nuestro bienestar psicológico y una mejor calidad de vida en cualquier situación de nuestra vida, pero esto se hace más necesario ante situaciones más complicadas emocionalmente como puede ser una crisis de pareja.

Pide una primera consulta de valoración sin compromiso, y te indicaremos cómo comenzar este camino. Nuestro objetivo siempre será promover tu bienestar psicológico y emocional, sabiendo qué necesitáis y cómo conseguirlo.

Terapia de pareja en Madrid.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

11 + 9 =

De lunes a  jueves: 10:00 - 13:30 / 16:30 - 21:00
viernes de 10:00 - 17:30