Conoce cómo afecta la pandemia por COVID-19 a la salud mental, así como la importancia de identificar y tratar estos problemas.

En la actualidad, se hace evidente la necesidad de reconocer la importancia que tiene la salud mental en cada una de las etapas de nuestra vida, desde que comenzamos a desarrollarnos hasta que envejecemos. Sin duda alguna, el impacto que algunas circunstancias adversas pueden tener sobre nosotros, como aquellas en las que predomina el miedo y la incertidumbre, véase la pandemia causada por el COVID-19, viene determinado, en parte, por nuestro estado de salud mental.

¿Qué se entiende por Salud Mental?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Salud Mental representa “un estado completo de bienestar psicológico, físico, emocional y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o afecciones”.

El estado de salud mental interviene en la forma en la que sentimos y vivimos nuestras emociones, en la manera en que pensamos y percibimos las cosas que suceden a nuestro alrededor, así como en la forma en la que nos enfrentamos a la propia vida.

Este fenómeno actúa sobre la capacidad que tenemos para relacionarnos con nuestros iguales, para hacer frente al estrés o para tomar decisiones cotidianas e incluso trascendentales. Estos son, entre otros, los motivos por los cuales tener un buen estado de salud mental es de vital importancia.

Entonces, ¿qué son las enfermedades o trastornos mentales?

Experimentar cambios en los patrones emocionales, en el pensamiento o el comportamiento, así como la combinación de los tres pueden ser síntomas de la existencia de un trastorno mental.

Del mismo modo, cuando se altera la capacidad de funcionamiento de la persona, los cambios producen angustia y se observa una distorsión de la realidad, se puede alertar la presencia de un problema de salud mental.

Los trastornos mentales pueden adoptar muchas formas. Algunas de las más comunes a nivel mundial son la Depresión, los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), las Fobias, el Alzhéimer o el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, su sexo o su nivel socioeconómico y aunque a veces la tendencia sea ocultarlo o no hablar de ello, todas las condiciones de salud mental son tratables. 

Problemas de salud mental en tiempos de COVID-19

Señales que alertan la presencia de un problema de salud mental

Aunque en ocasiones, delimitar qué se considera como un estado de salud “normal” y qué se considera como un estado “patológico” puede resultar evidente, la realidad es que se trata de una tarea más compleja de lo que parece.

A pesar de que cada afección de salud mental se caracteriza por una serie de síntomas propios, existen ciertas conductas o comportamientos que pueden funcionar como signos de advertencia ante un desorden de cualquier índole. Entre otros síntomas, se puede experimentar:

– Alteración en los patrones del sueño.

– Cambios en los hábitos de alimentación y en el apetito.

– Pérdida de energía o sensación de aletargamiento.

– Abandono de las actividades cotidianas y personales.

– Descuido de las responsabilidades laborales, académicas o familiares.

– Aislamiento social.

– Sensación de desconexión o vacío interno.

– Aumento de ansiedad, tristeza, angustia o preocupación.

– Sentimientos de confusión, impotencia, ira o frustración.

– Cambios extremos en el estado de ánimo.

– Pensamientos inusuales o repetitivos.

– Percepción de molestias o dolores físicos sin un origen definido.

– Abuso de tabaco y sustancias psicoactivas.

Cualquiera de los síntomas anteriores por sí solo, no tiene la capacidad de revelar que se esté desarrollando o se esté cursando una enfermedad mental. Sin embargo, la coexistencia de varios síntomas o el deterioro del funcionamiento general de la persona pueden ayudar a contemplarlo.

Con frecuencia, son los familiares o la pareja de la persona los primeros en advertir que puede existir algún problema en la salud mental. 

El papel de la familia en los problemas de salud mental

Si bien tener un problema de salud mental puede ser, para cualquier persona, un proceso complejo y estar acompañado de una variedad de desafíos, ser familiar de esa persona puede ser igualmente difícil.

A menudo, se pierde de vista el impacto que puede generar la convivencia y el acompañamiento en los miembros de la familia. Muchas veces, se ven afectados por el estrés, el dolor y el sufrimiento y, además se suman las dificultades características de la enfermedad y la manifestación de sus síntomas.

Los familiares, a veces, deben enfrentarse y hacerse cargo de algunas de las responsabilidades de sus seres queridos, topándose con retos en la salud física y mental de sí mismos y la disminución de su vida personal y social.  

Por lo tanto, los problemas de salud mental de una persona pueden proyectarse en sus familiares y ocasionar en ellos malestar emocional, ansiedad, angustia, preocupación e incluso pensamientos dañinos.

El papel de la familia ante los problemas de salud mental es muy importante.

Los problemas de salud mental en tiempos de COVID-19

Algunas de las consecuencias provocadas por la pandemia como el desplome de la economía mundial o la crisis en el sector sanitario, destacan por ser las más visibles en la población. Sin embargo, se hace incuestionable que la pandemia ha afectado a la salud mental de la población en general.

Tan es así que, en una encuesta reciente en España, llevada a cabo por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se reflejan algunos de estos efectos adversos.

El 42% de los encuestados refiere haber tenido problemas de sueño, el 15% ataques de ansiedad y aproximadamente el 52% considera encontrarse con “pocas energías” o en un estado de cansancio.

Entre aquellas personas que sufren algún trastorno mental diagnosticado, la pandemia ha provocado un empeoramiento de los síntomas y, asimismo, mayores dificultades para enfrentarlos.

¿Qué puedo hacer ante este tipo de problema?

Encontrarse ante un problema de salud mental, es más habitual de lo que parece. Según la OMS, el 9% de la población tiene algún tipo de problema de salud mental y el 25% lo tendrá a lo largo de su vida.

Gestionar la incertidumbre, lo desconocido o situaciones de crisis pueden resultar un desafío para cualquier persona. En el contexto actual de pandemia por el COVID-19, lidiar con estrés, preocupación y miedo se ha convertido en el pan de cada día.

Por lo tanto, sentirse identificado con ciertas dificultades y con algunos cambios en nuestros patrones de conducta o nuestra expresión emocional es comprensible y normal ante esta situación.

Si consideras que estás experimentando cambios en tu pensamiento, en tu estado de ánimo o te preocupa tu estado de salud mental, no dudes en buscar ayuda profesional. Solicitar asistencia cuando lo necesites es un signo de fortaleza.

Los profesionales de salud mental pueden ayudarte a conocer si tienes algún problema. En Centro Acción, elaboramos un plan de intervención y tratamiento individualizado para cada paciente, que le permitirá adquirir las herramientas necesarias para sentirte mejor y gestionar las situaciones adversas.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

13 + 13 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30