Conoce cómo suele manejarse la adicción en la atención primaria, las limitaciones que suelen observarse y la importancia de apostar por equipos multidisciplinares experimentados para afrontar esta enfermedad. 

La adicción es una enfermedad primaria que fue reconocida como tal por la OMS (Organización Mundial de la Salud) hace años.

Esta enfermedad es bastante desconocida a nivel general en nuestra sociedad. Lo más frecuente es encontrar personas que, cuando se habla de esta enfermedad y de la problemática que sufren los que la padecen, niegan la mayor y suelen hacer referencia a la falta de fuerza de voluntad de las personas que tienen consecuencias negativas por sus consumos. Suelen dirigir sus argumentos hacia la libre y voluntaria elección de consumir y, como consecuencia, de padecer las consecuencias que puedan traer los consumos.

Desde este punto de vista, o esta creencia, es fácil que aparezca el rechazo a la gente que abusa de las sustancias o de las conductas adictivas. Se pueden encontrar, según el caso, diferentes tipos de juicios y críticas hacia el consumidor. Esta puede ser una de las razones que expliquen las dificultades por las que atraviesan las personas con este tipo de enfermedad a la hora de hacer públicas sus dificultades, a la hora de pedir ayuda.

Lo que nosotros nos hemos encontrado en nuestros años de experiencia tratando adicciones es gente que, lejos de divertirse, sufre cuando consume. Sufre porque sabe cuando empieza, pero no cuando acabará de consumir. Sufre porque, a través del tratamiento, se da cuenta de que su vida estaba gobernada por los consumos y, además, toma conciencia de como su enfermedad había ganado prioridad en su día a día, llegando a desbancar el resto de las cosas que antaño les gustaban e importaban. Sufre porque, tantas veces como ha intentado no consumir o hacerlo sólo un poco, ha sido incapaz de controlarlo y ha terminado yéndosele de las manos, haciéndose mucho daño y haciéndoselo a su entorno más cercano, a la gente que le quiere.

Como hemos señalado, nos podemos encontrar con que lo que se hace es señalar y juzgar al que la padece, siempre desde la desinformación y desde la creencia de que “si tuvieran fuerza de voluntad, no consumirían”.

La adicción es una enfermedad que los adictos en principio tratan de superar sin ayuda profesional

La adicción es una enfermedad mental que afecta, entre otras cosas, al normal funcionamiento del cerebro y al sistema de recompensa de este, o sistema dopaminérgico. Como con cualquier otra enfermedad, es necesario ponerse en manos de profesionales para poder tratarla de forma efectiva.

Las personas que padecen esta enfermedad, debido a lo que generalmente se opina y a como suelen reaccionar las personas que no la padecen, tienden a tratar de “solucionar” sus dificultades ellos solos antes incluso de plantearse el abordar sus problemas de adicción en la atención primaria. Es decir, por miedo a ser señalados y juzgados, suelen evitar contárselo a nadie, no suelen pedir ayuda probablemente porque, tal y como ellos mismos pueden haber aprendido, depende de ellos y de la fuerza de voluntad que tengan. Ellos se han metido en el problema y ellos tienen que salir. Una vez más, sobre todo al principio, suelen asegurar que es un problema de fuerza de voluntad. Lo que nosotros a través de nuestra experiencia hemos aprendido es que no tiene que ver con la fuerza de voluntad, y sí con la buena voluntad para no medirse a una sustancia o conducta que, cada vez que lo han intentado, les ha dominado y llevado a perder el control.

Tratamiento de las adicciones en la atención primaria

¿Cómo suele afrontarse la adicción en la atención primaria?

Las dificultades, como la propia enfermedad, van creciendo con el paso del tiempo. La angustia, la desesperación y la frustración pueden hacerse presentes cuando aparecen las consecuencias negativas (discusiones en casa, problemas laborales, gastos económicos injustificables, etc.) y, a pesar de estas consecuencias negativas y de todos sus esfuerzos, habitualmente no pueden detener sus consumos. No pueden porque es una enfermedad que afecta, entre otras cosas, al normal funcionamiento del cerebro. Necesitan la ayuda de profesionales en la materia, igual que ocurre cuando se padece cualquier otro tipo de enfermedad, lo ideal es al menos aprovechar la confianza y la cercanía de nuestro Centro de Salud para pedir ayuda y buscar recomendaciones planteando las dificultades de la adicción en la atención primaria.

Con la visión genérica que hemos hecho de lo que la enfermedad de la adicción puede producir, tanto en los que la padecen como en su entorno más cercano, y de cómo puede reaccionar la sociedad movida por la desinformación, se entiende la dificultad que puede existir a la hora de confesar la falta de control en el consumo de drogas o de conductas adictivas e, incluso, de plantear la enfermedad de la adicción en la atención primaria.

Una vez se vence esa posible vergüenza y esos posibles miedos, y a veces sin hacerlo pero animados por su entorno más cercano, hay quien busca ayuda frente su adicción en la atención primaria recurriendo a su médico de cabecera. Allí suelen sincerarse, desahogarse y exponerle la locura que están viviendo.

Conforme nos han contado algunos de nuestros pacientes, se han encontrado diferentes reacciones a la hora de este primer contacto con el dejar de hacerlo solos, con pedir ayuda y plantear su adicción en la atención primaria.

En unos casos, los profesionales de la salud pública tienen bastante desconocimiento de lo que tiene que ver con la enfermedad de la adicción. Tanto es así que la ayuda que les prestan para abordar su adicción en la atención primaria pasa por escuchar al paciente desahogarse y, posteriormente, darle unos días de baja y unos medicamentos para calmar su ansiedad y ayudarle a conciliar el sueño.

En otros, la manera de tratar su adicción en la atención primaria se limitó a aconsejarles acudir a un psiquiatra, o buscar ayuda yendo a algún psicólogo que pudiera ayudarles a desahogar y gestionar las emociones encontradas que les pudieran presentar, con el añadido de algunos días de baja que irían valorando según necesidad.

Nos han contado casos también en los que el medico de cabecera les has sugerido buscar ayuda en los CAID o Centros Socio Sanitarios del servicio público, destinado a la ayuda a drogodependientes y a la deshabituación del consumo de drogas o de conductas adictivas, para tratar su adicción en la atención primaria.

Según nos han contado, a estos centros acuden una vez por semana a consulta con un psicólogo, además de hacerles analíticas para contrastar su abstinencia, tratando de esta manera detener los consumos.

Cabe indicar que la forma que se tiene de abordar la adicción en la atención primaria, valorando siempre y dando por buenos los testimonios que hemos recibido a lo largo del tiempo, es todo lo que pueden hacer ya que, al ser un servicio público que depende del Estado, cuentan con los recursos que cuentan. Del mismo modo, no es sorprendente encontrar médicos que desconozcan como tratar la adicción en la atención primaria, ya que ellos estudiaron medicina y no se especializaron en el tratamiento de adicciones, igual que tampoco estudiaron otras especialidades, por lo cual estamos seguros de que actúan con las mejores de las intenciones y recurriendo a lo que consideran mejor para la persona, según las particularidades de cada uno.

Limitaciones del manejo de la adicción en la atención primaria

Las tres posibilidades señaladas, en según que casos, pudieran resultar efectivas para tratar la adicción en la atención primaria, y habrá a quién le sirvan y le sean suficientes. Nosotros, por nuestra experiencia de veinte años tratando adicciones tanto a sustancias como conductuales, entendemos que si la enfermedad de la adicción se ha desarrollado, estos recursos podrían quedarse cortos, podrían nos ser suficiente. Creemos que, por las características y particularidades de esta enfermedad, cualquier ayuda es poca y cuantos más recursos se empleen, mejor.

Decimos esto porque somos de la creencia de que, según se ha constatado en no pocas ocasiones, esta enfermedad afecta a todas las áreas de la vida del que la padece. Desde este prisma, entendemos que la manera más efectiva de abordarla es a través de un tratamiento integral dirigido por un equipo multidisciplinar. Una vez más señalamos que lo importante es abordar el problema y no mirar hacia otro lado, y tan válido es pedir ayuda para tratar la adicción en la atención primaria como en un centro especializado porque, la realidad, es que se necesita ayuda ya que los que padecen la enfermedad de la adicción por sí mismos muy difícilmente podrán detener sus consumos.

A modo aclaratorio, cuando decimos que esta enfermedad afecta a todas las áreas de la vida del individuo hacemos referencia a que, además de las posibles emociones encontradas que pueda padecer y de las dificultades que se encuentre a nivel personal, el paciente se podrá encontrar también con dificultades en sus áreas sociales, laborales, familiares, etc. Del mismo modo, cuando hablamos de un tratamiento integral impartido por un equipo multidisciplinar, hacemos referencia a un equipo formado por psiquiatra, psicólogos, terapeutas, etc. todos ellos con las titulaciones y acreditaciones necesarias para el tratamiento de adicciones. Esto nos parece importante ya que, desde nuestra creencia de que esta enfermedad afecta a las diferentes áreas de la vida del paciente, entendemos que la manera más efectiva de abordarla es tratando todas las áreas al unísono y no descuidando ninguna, por eso creemos que cualquier otra manera de hacerlo puede resultar insuficiente.

Limitaciones en la atención primaria para el tratamiento de las adicciones

Conclusiones

Consideramos que el consumo, sea de sustancia o de conducta, es la consecuencia final de algo. Detener el consumo es fácil, lo que requiere más dedicación y tiempo es conseguir mantenerse sin consumir en el tiempo, a largo plazo. Para esto lo recomendable es trabajar sobre los actos y actitudes que les acercaban o propiciaban los consumos y, por este motivo y conforme indican los estudios más imparciales y minuciosos en lo que a la adicción se refiere, y a como afecta el consumo al cerebro y al comportamiento (Project match).

En un Centro especializado en el tratamiento de adicciones se entiende y se aborda la enfermedad desde los diferentes enfoques posibles con profesionales cualificados en cada una de las posibilidades.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

4 + 5 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30