Cada vez es más temprana la edad en la que los jóvenes se inician en el consumo de tabaco, alcohol y otro tipo de drogas. A medida que va avanzando la vida académica sus grupos comienzan a ser más amplios. Avanzando, al mismo ritmo, se dispone de mayor libertad para salir con los amigos y a despegarse poco a poco de la protección y la vigilancia parental. Todo esto hace que la posibilidad de conocer, y de exponerse a gente consumidora de drogas, sea elevada y aumente el riesgo del consumo de drogas en adolescentes.

Factores relacionados con el consumo de drogas

 

Existen factores que pueden llevar a que el adolescente tome contacto con las drogas y termine abusando de ellas, teniendo siempre muy presente que los factores o los condicionantes que pueden propiciar el consumo de drogas en una persona, no tienen por qué hacerlo en otra. Vamos a señalar algunos de los factores genéricos que pueden acercar el primer contacto del consumo de drogas en adolescentes:

 

  • Cuando el entorno no supervisa al adolescente, se produce el riesgo de no enterarse de un posible contacto con las drogas, o con personas que las consumen o con que se empiece a frecuentar lugares donde el consumo y/o el “trapicheo” de drogas es frecuente. Una de las formas de tratar esto sería concienciando a los responsables de la supervisión los riesgos que entraña el desconocer lo que hace, con quién va o dónde suele ir el adolescente en cuestión. Es decir, no se trata de que los padres se conviertan en un detective, ya que existen muchas cosas que ni siquiera de esta forma podrían saber, pero sí que tengan información general del entorno de sus hijos, pues esto les ayudará a establecer las normas que sean necesarias para proteger a los menores del consumo, siendo una medida prevención en el consumo de drogas en adolescentes.
  • Otra de las formas de prevención en el consumo de drogas en adolescentes desde el entorno familiar es mantener un vínculo adecuado basado en la confianza y el respeto que permita que el adolescente se sienta seguro y confiado. Siempre teniendo en cuenta las características propias de la adolescencia. Alguno de los ejemplos de esto será reforzar al adolescente en sus tareas y/o actividades, compartir tiempo con él llevándole a actividades que le gusten y le hagan disfrutar.
  • La curiosidad, la imitación, sentirse parte del grupo y no sentirse diferente ni señalado son otros factores que pueden influir de manera sustancial en la decisión de un adolescente de iniciarse en el consumo de alcohol u otras drogas. Ante esto, es importante que los adolescentes cuenten con información real con respecto al consumo de drogas así como las consecuencias que puede tener esto en su vida. Teniendo en cuenta la percepción que los adolescentes pueden tener de sí mismos, del mundo o de las personas que les rodean, siendo una etapa en la que el peso de los iguales es mucho mayor que el de sus padres.
  • Conductas o comportamientos fuera de lo habitual pudiendo ser, por citar algún ejemplo, mayor irascibilidad, mentiras, aislarse, desajuste en rutinas, descenso del nivel académico o tener conductas más agresivas. Además del consumo de drogas, también se pueden observar comportamientos adictivos como la realización de apuestas online, el uso de las nuevas tecnologías de manera disfuncional, entre otros, que también puede dar lugar a este tipo de señales.   
  • El nivel de desarrollo cerebral del adolescente es otro de los factores que influyen en el consumo de drogas de los adolescentes. Durante la etapa adolescente el cerebro continúa estando en formación, concretamente las zonas del cerebro relacionadas con la inhibición y el autocontrol (zona prefrontal del cerebro) no se han desarrollado del todo, motivando a realizar comportamientos de riesgos sin medir las consecuencias o conductas impulsivas que pueden llevar al abuso de drogas. Otra de las partes del cerebro que se modifican durante la adolescencia es la relacionadas con la aparición de hobbies, qué le gusta al adolescente, es decir, con el desarrollo de su identidad. Esto último sin duda incita a que los jóvenes quieran experimentar y sentir cosas nuevas, pudiendo llevar al consumo de drogas en adolescentes para probar cosas nuevas.  

¿Cuáles son las drogas más consumidas por los adolescentes?

Las drogas más habituales en los jóvenes consumidores son el alcohol, el tabaco y los porros (la marihuana y el hachís). Tanto el alcohol como el tabaco son las primeras drogas que suelen probar. Son drogas legales en nuestro país y, como tales, de fácil acceso ya que en no pocos lugares no controlan la edad de las personas que las compran y, si lo hicieran, los jóvenes se buscan las formas recurriendo a otros para que se las compren, o buscando lugares. El consumo de estas drogas legales lo justifican y minimizan, habitualmente, con la afirmación “todo el mundo lo hace”. Estas drogas pueden ser la puerta de entrada al consumo de las drogas no legales.
Del mismo modo, como se ha mencionado previamente, también existen multitud de jóvenes que utilizan de una manera disfuncional las nuevas tecnologías, redes sociales, juegos online, videojuegos, etc. Exhibiendo el mismo comportamiento que aquellos adolescentes que consumen alcohol, cannabis, tabaco u otra sustancia.

Indicios de que un adolescente consume drogas
Algunas señales que nos pueden poner en alerta sobre si un adolescente consume drogas son: el adolescente ha cambiado de hábitos o ha desarrollado malos hábitos como robar, mentir, etc…, se comporta de manera diferente y de roma extraña, se muestra irritable y mas violento, apático, ausente, desmotivado, agitado y nervioso, presenta síntomas físicos como cambios considerables del tamaño de las pupilas (dilatadas o contraídas), ojos enrojecidos entre otros síntomas.

La prevención del consumo de drogas en adolescentes es una herramienta muy importante para evitar que el consumo se desarrolle o vaya incrementándose. Es muy importante que los adolescentes cuenten con información real sobre el consumo de drogas o la adicción a las nuevas tecnologías.
La prevención busca cambiar o eliminar los factores de riesgo y potenciar los factores de protección con la finalidad de evitar el consumo de drogas en adolescente o que lleven a cabo una conducta adictiva, retrasar el inicio de consumo y evitar que se convierta en un problema para la persona y su entorno.
La educación e información es uno de los pilares más importantes dentro de la prevención del consumo de drogas en adolescentes, si sabemos qué consecuencias y efectos acarrean el consumo de una droga o realizar una conducta adictiva, más preparado estará el adolescente para tomar la decisión de consumirla/realizarla o no.

¿Cómo te podemos ayudar en Centro Acción ante la prevención del consumo de drogas en adolescentes?

Como se ha expuesto a lo largo del presente artículo, tanto las características propias de los adolescentes como la accesibilidad al consumo de drogas o a las nuevas tecnologías, apuestas online, videojuegos, etc. hacen que sea una población objetivo para establecer con ellos programas específicos encaminados a evitar que aparezca el consumo de drogas o la utilización de nuevas tecnologías.

En Centro Acción contamos con un tipo de tratamiento específico para esta población, dirigida a adolescentes que están iniciándose en el consumo o para aquellos que no pero que se quiere prevenir. El objetivo es que los adolescentes conozcan el impacto real que tiene en ellos el consumo, o la realización de conductas adictivas (apuestas deportivas, videojuegos, redes sociales, etc.), que tomen conciencia de las consecuencias de sus repercusiones y por supuesto, aportar a los padres pautas para guiarles ante este tipo de problemática en una edad tan compleja, pues en la mayoría de los casos suelen tener grandes dudas. Infórmate sin ningún compromiso sobre en qué consiste este tipo de programa, damos una cita que no tiene coste ni compromiso para que nos cuentes tu caso y aportarte toda la información que necesitas.

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

15 + 3 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30