Alrededor de los años 50 surgió lo que se denominó primero cómo la Experiencia Minnesota y que, finalmente y hasta el día de hoy, es conocido cómo el Modelo Minnesota.

En aquellos años, los recursos y el personal que había para ayudar a las personas que padecían dificultades con el alcohol (hablamos del alcohol porque, por aquel entonces, era la droga más conocida y que más se consumía y fue posteriormente cuando fueron apareciendo y ganando peso otras drogas como la cocaína, el cannabis, las anfetaminas, etc.) eran escasos, al igual que también había una gran falta de información al respecto de la enfermedad de la adicción. A las personas que bebían demasiado, cuando así se consideraba, se les solía internar en un psiquiátrico durante un periodo de tiempo no muy largo, que solía depender de las características de cada uno (cuanto bebía, cuantas veces había sido ingresado, etc.). Debido a la falta de información existente, en los internamientos se hacía poco más que pasar el síndrome de abstinencia y estar un tiempo prudencial durante el cual, evidentemente, el interesado no consumía alcohol. Aunque, de forma inevitable, en muchas ocasiones el alcohólico volvía a consumir al salir del hospital y reencontrarse con su día a día.

Por aquel entonces, y también a día de hoy, se solía considerar que ellos eran responsables de lo que les pasaba, hasta el punto de pensar que ellos mismos se lo habían buscado. Sea como fuere, cuando el alcohólico salía de los citados internamientos, en la gran mayoría de los casos inevitablemente volvía a beber. Por aquel entonces, uno de los protagonistas de estos internamientos era un hombre de negocios llamado Bill W. que, en uno de sus intentos de no recaer en la bebida, contactó con un médico llamado Bob S. (también con problemas con la bebida) y se dio cuenta de que cuando hablaban acerca de sus ganas de beber alcohol, y de las consecuencias que la bebida les había traído, las ganas de beber alcohol perdían fuerza y, además, duraban más tiempo limpios que cuando se ingresaba en el psiquiátrico. Asimismo, tomaron conciencia de que, ayudando a otros alcohólicos, se ayudaban a ellos mismos y conseguían alejarse de las ganas de beber alcohol. Estos fueron los inicios de los grupos de autoayuda y de lo que hoy se conoce como los grupos de Alcohólicos Anónimos.

motivacion

El Modelo Minnesota

En la misma época, surgió en el condado de Minnesota, en E.E.U.U., un movimiento que aborda el alcoholismo desde un punto de vista bastante diferente, innovador y, desde ahí, la mayoría tienden a ser escépticos. Este movimiento tiene su inicio en la conocida como Experiencia Minnesota. Hay varios aspectos que lo diferencian de lo que hasta ese momento se ponía en práctica para abordar el alcoholismo y, entre ellos, vamos a destacar algunos.

En primer lugar, el Modelo Minnesota cree que el alcoholismo es una enfermedad por lo que no se puede culpabilizar al interesado de estar enfermo, igual que no se culpabiliza de estar enfermo a un diabético, a un enfermo de cáncer, etc. Como hemos señalado antes, la creencia principal de la sociedad de aquellos tiempos, que también encontramos en nuestros días, solía ir dirigida a que, el que bebe en exceso es un golfo de dudosa reputación, alguien que se ha buscado lo que le ocurre. Y, por esto, la reacción que se puede encontrar en no pocas personas, es la de alejarse del interesado e, incluso, entrar en la crítica, los juicios y el chismorreo. Pocas personas le tienden la mano a un enfermo alcohólico y se interesan por cómo pueden ayudarle. Por todo esto se entiende que, de manera más habitual de lo que nos gustaría, las personas que sufren problemas con el consumo de alcohol, y su entorno más cercano, tarden en pedir ayuda y en recurrir a profesionales. El miedo a sentirse señalados y juzgados se lo puede impedir, incluso, la vergüenza cuando tiende a hacer acto de presencia. Nosotros somos de la creencia de que cualquier sentimiento, a parte de las ganas de poner solución a los problemas propios del consumo de alcohol, debe ser desechado. Es mejor ocuparse cuanto antes. Buscar ayuda al menor indicio rompiendo las barreras del “qué dirán” y contactando con un Centro Especializado en Adicciones.

Nuestra Clínica de Desintoxicación en Madrid, Centro Acción, está especializada en el Modelo Minnesota por ser el tratamiento que más porcentaje de éxito tiene en el tratamiento de adicciones, habiéndolo constatado con nuestros 20 años de experiencia en el tratamiento de todo tipo de adicciones con y sin sustancia, es decir, adicción al consumo de drogas (alcoholcocaínaporrosbenzodiacepinas, etc.) y adicción a la realización de conductas adictivas (juego, comida, sexo, trabajo, etc.). Todo adicto, como cualquier ser humano, puede detener el consumo de sustancias y/o la realización de conductas adictivas, y no volver a consumir, siempre y cuando el paciente haga caso a las recomendaciones sugeridas por nuestro Centro acorde al tratamiento que practicamos. En nuestro Centro Especializado en Adicciones en Madrid ofrecemos un asesoramiento personalizado desde el primer momento, con Tratamientos Específicos de Alcohol que les allanarán el camino hacia la abstinencia permanente del alcohol y, además, a vivir y disfrutar la vida lejos de su consumo.

Hay que decir que, las personas que optaron por seguir esta corriente o Modelo Minnesota no dejaron de investigar en busca del entendimiento del consumo compulsivo de drogas, o de la conducta adictiva que fuere. Con los avances tecnológicos, y la aparición de la neuroimagen entre ellos, consiguieron que la OMS (Organización Mundial de la Salud) catalogase la adicción como una enfermedad hace años. Una enfermedad crónica y primaria (entendiendo cómo primaria que no depende de otra) que se puede detener y aprender a vivir sin necesidad de consumir drogas (cocaínaheroínaalcohol, etc.) y/o sin realizar la conducta adictiva (juegosexocomidatrabajo, etc.)

Otra de las principales características del Modelo Minnesota es que aborda la enfermedad de la adicción de manera integral y multidisciplinar. En Centro Acción, el equipo está compuesto por médicos, psicólogos, psiquiatras y terapeutas fijos en plantilla, que abordan la enfermedad desde las diferentes especialidades. La enfermedad de la adicción afecta a todas las áreas del individuo (social, laboral, familiar, etc.) además de las ya sabidas afecciones que tiene a nivel médico, psicológico y psiquiátrico y, si no se abordase de manera integral y al unísono, el resultado no sería óptimo. En nuestro Centro Especializado en Adicciones en Madrid abordamos la enfermedad de esta manera ya que consideramos que lo fácil es dejar de consumir, o de realizar la conducta adictiva que sea pero, lo que necesita más dedicación, es cambiar los actos y actitudes que acercaban al interesado al consumo para que no necesite volver a consumir.

El tipo de tratamiento que se lleva a cabo en Centro Acción, Centro de Desintoxicación en Madrid, es como hemos dicho el Modelo Minnesota que tiene como otra de sus características principales el carácter ambulatorio del tratamiento. Considera que el internamiento sólo es necesario cuando hay una compulsión muy grande, es decir, cuando el consumo es elevado, con mucha frecuencia, y no se puede detener. El internamiento, cuando sea necesario, será por un periodo breve de tiempo (suele ser alrededor de 20 días máximo). La terapia ambulatoria permite que el paciente no vea demasiado alterado su día a día, pudiendo continuar con su vida salvo por las situaciones o lugares de los que deba protegerse por acercarle al consumo. Por poner un ejemplo, si una persona consumía cocaína habitualmente con un amigo suyo en casa de este, se le recomendará que deje de ver a su amigo y que deje de ir a su casa ya que, de otra manera, los recuerdos del consumo de cocaína estarán muy presentes y se le hará más difícil no consumir.

El Modelo Minnesota también incorpora a la familia cómo parte muy importante del proceso de recuperación del paciente, incorporando una terapia exclusivamente dedicada a ellos en el tratamiento. La familia entenderá lo que es la enfermedad de la adicción y, desde ahí, podrá entender y ayudar al interesado en su proceso. Sobre todo al principio, los familiares serán los que por un lado ayuden y, por otro, verifiquen que su familiar no se exponga a situaciones, lugares o personas que pongan en riesgo su recuperación y su abstinencia.

Otra de las características que queremos comentar del Modelo Minnesota es la creencia en que la abstinencia a todas las drogas y conductas adictivas es necesaria para conseguir una recuperación sólida y de futuro. En nuestro Centro Especializado en Adicciones en Madrid creemos fervientemente en esta característica ya que entendemos que, si una persona que consume cocaína deja de hacerlo pero consume alcohol, el resultado va a ser igual de doloroso e impredecible. Del mismo modo, si un ludópata deja de jugar pero empieza a consumir cocaína o, si por el contrario, un adicto al alcohol cambia sus consumos de alcohol por consumo de sexo. Es muy probable que el adicto utilice el nuevo comportamiento, o la nueva droga, para lo mismo y de la misma manera que la que ha dejado de consumir. Por esto, para no sustituir una droga por otra droga o conducta, trabajamos la abstinencia total. En Centro Acción creemos que la droga o la conducta de referencia de cada uno es anecdótica, dependiendo un poco de las circunstancias y el entorno de cada uno, pero los actos y actitudes que facilitan y/o justifican el consumo de cada uno son muy parejos, independientemente, cómo decimos, de lo que consuman. Es por esto por lo que los pacientes de nuestro Centro de Tratamiento de Adicciones en Madrid rápido se identifican los unos con los otros, porque es muy habitual que compartan dificultades a la hora de manejar las mismas situaciones, la incapacidad para posicionarse, el que prevalezcan las necesidades de los demás a las suyas propias, etc.

El Modelo Minnesota se basa en los Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos y de Narcóticos Anónimos pero, en Centro Acción (nuestro Centro de Desintoxicación en Madrid) abordamos, como hemos comentado antes, la enfermedad desde todos sus lados o áreas de forma integral con un equipo multidisciplinar integrado por psicólogos, psiquiatras, médicos, terapeutas, etc.

empezar

Los Principios del Modelo Minnesota

En Centro Acción nos enfocamos, fieles al Modelo Minnesota, en:

  • Ayudar al paciente a que tome conciencia de que es impotente ante el consumo de drogas y/o conductas adictivas y que, si empieza a consumir, sabe cuando empieza pero no cuando acabará. Además, y debido entre otras cosas a cómo afecta el consumo al sistema dopaminérgico y/o de aprendizaje del cerebro, la enfermedad irá en aumento y el consumo irá ganando prioridad frente al resto de responsabilidades del paciente.

  • Ayudarle a entender que tiene una enfermedad, la enfermedad de la adicción, que se puede detener y se puede recuperar una vida plena y feliz sin la esclavitud del consumo de drogas.

  • Ayudarle a tomar conciencia de que, cómo con cualquier otra enfermedad, necesita la ayuda de profesionales en la materia cómo los que integran nuestro equipo en nuestro Centro Especializado en el Tratamiento de Adicciones en Madrid para detener la enfermedad.

  • Ayudarle a que identifique que los cambios en actos y actitudes. Son necesarios para mantenerse alejado del consumo de drogas y/o conductas adictivas.

  • Ayudarle a que acepte la ayuda y que poco a poco se vaya dando cuenta que la vida lejos de los consumos de drogas y /o la realización de conductas adictivas es posible y que, además, merece la pena.

  • Facilitarle todo el proceso gracias al trabajo en equipo de nuestros profesionales.

Es fundamental pedir ayuda para entender lo que le está ocurriendo a nuestro familiar y, desde ahí, ofrecerle una ayuda de garantías.

En Centro Acción les facilitamos ese primer paso, que tan difícil se suele hacer, ofreciéndoles una primera consulta sin coste ni compromiso en la que un psicólogo especializado en adicciones hará una evaluación personalizada de su caso.

Pónganse en contacto con nosotros y les asesoraremos sin compromiso.

 

Centro Acción | Contacta ahora

Privacidad

11 + 6 =

91 057 72 02 / 683 767 899

info@centroaccion.es

Calle Salustiano Olózaga, 14, 1º Izquierda, 28001, Madrid

De lunes a viernes: 10:00 - 14:00 y 16:30 - 21:30